La sala número seis, del maestro Chéjov

La sala nº 6, de Chéjov, es una novela corta fenomenal. La historia del médico y su sala de locos es muy buena, y triste, y el estilo y ritmo del ruso extraordinarios. ¿Los locos son los de dentro o los de fuera? Cada frase es la continuación natural de la anterior y se podría leer de una sentada. Es la distancia más larga a la que se atrevió el ruso. La finitud de la vida, la amistad y la honradez profesional, la comprensión de lo que ocurre (Marco Aurelio). NOTABLE.

Dama de Porto Pim y Poemas dogmáticos

• A Dama de Porto Pim, lo primero de Tabucchi, llego a través de Vila-Matas. Todo lo que había leído antes de él me había gustado (Pereira y Damasceno) y he aceptado con ganas esta recomendación. Y está muy bien. Es inclasificable y desgraciadamente breve. Las Azores, balleneros y ballenas (“más que animales parecen metáforas”), historias trágicas de amor y poetas suicidas. Libro de viajes, extractos de otros libros, breves narraciones. Estilo pausado y elegante, clásico, frases artísticas y con peso. Muy recomendable (aunque raro). BIEN (ALTO).

• Recomiendo mucho los Poemas dogmáticos de Ibáñez Langlois (I, 1971 y II, 1995). He releído ahora los contenidos en Oficio (recopilación de 2006 de su obra poética completa). Palabras, Sacerdos, Salmos u Oficio son ejemplos inolvidables de lo que puede hacer la poesía aplicada a temas sagrados. NOTABLE.

Tres lecturas francesas: Príncipe de Ligne, Montesquieu y Maistre

Dos libros de breves pensamientos que me han gustado mucho. Al Príncipe de Ligne lo busqué por recomendación de Leys. Esta antología de Pre-Textos contiene aforismos, breves retratos y trozos de cartas. Es un pensador ameno y sensato, buen conocedor del mundo, diplomático y militar.  NOTABLE.

Los Pensamientos diversos de Montesquieu son aún de más calidad: por el estilo, por la finura y por la profundidad. Por ahora, de lo mejor que he leído este año. Les digo algo más otro día, de este y del anterior. NOTABLE.

El célebre libro de Maistre (Viaje alrededor de mi cuarto), escrito aprovechando una temporada en reclusión, no está, creo, a la altura de su fama, más allá de la original concepción. Entre la introspección interior y el análisis de la vida, para no conducir realmente a gran cosa. Al menos es breve. BIEN.