Belloc. Biografía escrita por Pearce

Escritores conversos me dejó ganas de conocer más a varios autores, sobre todo al anglofrancés Belloc. Así que he leído con mucho interés esta biografía escrita por el mismo autor del libro mencionado.

Belloc fue un monstruo de la naturaleza, casi a la altura de Chesterton, con quien le unía una gran amistad. Periodista, orador, conferenciante, escritor. Precoz polemista encendido permanentemente por la defensa de la fe católica y por su concepción política de la sociedad. Pletórico de joie de vivre. Destacó como esposo, como padre y como amigo, escribió miles de páginas sobre un número similar de temas y todo lo abordó con inteligencia y amor a la verdad. ¿Cómo conocemos tan poco en nuestro país a un escritor así? Me anoto un par de títulos que están en español (El camino de Roma y Europa y la fe) y, por si acaso, algunos de los históricos (Napoleón, Richelieu o Robespierre).

Muy recomendable.

GuardarGuardar

Cartas de Italo Calvino. Los libros de los otros

Excelente colección de cartas de Italo Calvino, unas trescientas (de un total de más de 5000), escritas cuando trabajaba como lector para la editorial Einaudi. Sus corresponsales son sobre todo autores italianos que publican entre los 50 y los 80. A veces, en notas, se recogen las cartas que provocaron la respuesta o las continuaciones.

Son impresiones de lectura y opiniones editoriales, escritas con rigor, seriedad, precisión, gran elegancia e incluso, a veces, fina ironía. Lee manuscritos de todo tipo de libros (ensayo, novela, poesía, memorias o teatro) y para todos tiene comentarios pertinentes que muestran gran dominio del oficio de escribir y grandísima cultura. No importa no conocer a la mayoría de los autores destinatarios de los textos, el libro es una lección magistral del arte de leer.

Sorprende tanta molestia en algo que sólo va a leer el destinatario y será archivado en la editorial. Dice de un quehacer profesional de un nivel al alcance de pocos.

GuardarGuardar

Prosas reunidas de Szymborska

La poeta polaca (1923-2012) recibió el premio Nobel en 1996. En la revista Vida Literaria, en Cracovia, mantuvo una columna de reseñas desde finales de los sesenta. Luego las continuó en otros medios. La editorial Alfabia las ha publicado en castellano en tres volúmenes titulados Lecturas no obligatorias (2009, 2012, 2014). Ahora Malpaso las reedita en un solo libro.

Sus columnas comentan libros que normalmente no reciben la atención del crítico. Y más que de cualidades formales o literarias, habla del tema en cuestión. No siempre cuenta mucho de los textos, sino que toma pie de ellos para opinar sobre esto y aquello con sencillez, buen estilo, sentido común y un humor afilado muy agradable. Son notas vibrantes y llenas de chispa que abordan todo tipo de libros: un poeta polaco menor o una historia de la moda, Montaigne o el alfabeto chino, los hechizos, los terrarios o la higiene. “Desde pequeña –escribe en una de las reseñas- me produce placer acumular saberes innecesarios”. Su curiosidad es inagotable. Todo es literatura, parece decirnos.

Continue reading