Cómo defender la fe sin levantar la voz. Ivereigh y De la Cierva

Cuando el papa Benedicto XVI viajó a Inglaterra en 2010, un grupo de personas de ese país se preparó para poder responder ante los medios sobre cuestiones morales espinosas en las que el punto de vista católico no coincide con lo que piensa y vive la mayoría. De ese proyecto exitoso, denominado Catholic Voices, parte este libro que aborda 10 cuestiones, analizándolas en particular para España: finanzas, sexualidad, defensa de la vida, la mujer en la Iglesia, homosexualidad, escándalos de sacerdotes, etc. Todo lo que vivimos los católicos se puede explicar y hay muchos más puntos de encuentro de lo que parece con los que piensan de modo diferente. Este libro lo demuestra. Me parece una lectura imprescindible para sostener la visión cristiana en nuestro tiempo.

Tres poetas andaluces activos: Cabanillas, Feu y García-Máiquez

Tres libros de poesía. Palabras de demora del granadino José Julio Cabanillas, Feu de Erratas de Abel Feu, onubense, y Ardua mediocritas, la segunda colección de versos de Enrique García-Máiquez. Los tres están bien. El primero es un libro íntimo y personal con recuerdos, balances y un tono sensible, clásico y elegante. En el segundo también pesa lo autobiográfico (infancia, primer amor, la madre, el colegio, lo que se experimenta con la derrota) y el tono de confidencia se percibe aún con más fuerza. El tercero es más variado y festivo: gente que le interesa, momentos, la propia biografía (la madre, el amor). Buen muestrario del ingenio y fertilidad ya conocidos en el autor.

A este tipo de libros, en los que soy poco experto, me acerco siempre con un cierto pudor, con la sensación de traspasar una puerta de intimidad que no se percibe en otro tipo de obras. Me parecen textos muy personales que, por una razón que ellos conocen, quieren compartir con cualquiera que compre los tomitos.

El maestro de Vigevano. Mastronardi

De pocos libros habla Italo Calvino tan bien en sus cartas como de este. Es el que se lleva la palma de los elogios. Hay que saber que la poética que Calvino aprecia sobre las demás es la de la desnudez, la brevedad, la claridad, la transmisión de vida sin interferencias del escritor. Esto Mastronardi lo hace muy bien. La historia del profesor Antonio Mombelli, de su mujer y de su hijo Rino está contada con gran objetivismo, sin comentarios, sin apenas acceso a los pensamientos de los protagonistas. El resultado es de gran fuerza expresiva y credibilidad. A Calvino le debía dar bastante igual que se trate de una historia un poco asfixiante y poco estimulante, una vida de apariencias y frustración, de aspiraciones pequeñoburguesas de corto recorrido.