No esperar más de la cuenta

Siempre me acerco a la narrativa con algo de prevención. Dado que la mayor parte de los escritores no son verdaderamente buenos, cada vez que recibo un libro doy por sentado que no va a serlo.

Isaac Bashevis Singer a Philip Roth

Modestamente, hago lo mismo, y me evito cantidad de decepciones,…y me llevo alguna que otra sorpresa y alegría.

Novela negra

Dos títulos interesantes de la colección de novela negra que sacó el País en 2004:

Stanley Gardner. El caso de la chica vacilante.
Perry Mason. Tipo duro, mucho éxito con mujeres pero está por encima. Abogado idealista que busca la verdad de verdad. Buena historia.

Ross MacDonald. El martillo azul.
Complejísima y bien trabada historia que se esconde detrás de un cuadro robado. La historia va creciendo desde nada de un modo ordenado, verosímil e intrigante. Muy buena en su género.

C. S. Lewis y su diablo

Cartas del diablo a su sobrino es un libro tan mínimo como inagotable. Es valiente, claro, inteligente, breve, divertido y estimulante.

En la primera se recomienda al aprendiz de diablo que no se preocupe demasiado de las lecturas de su “víctima”.

Ya no se vive de argumentos:

Ahora no piensa, ante todo, si las doctrinas son «ciertas» o «falsas», sino «académicas» o «prácticas», «superadas» o «actuales», «convencionales» o «implacables». (…). ¡No pierdas el tiempo tratando de hacerle creer que el materialismo es la verdad! Hazle pensar que es poderoso, o sobrio, o valiente; que es la filosofía del futuro. Eso es lo que le importa.

Un buen bocadillo puede apartarles de la tentación de plantearse cosas:

les resulta totalmente imposible creer en lo extraordinario mientras tienen algo conocido a la vista (…)

Continuar leyendo “C. S. Lewis y su diablo”