Flaubert

Flaubert llevaba leídos en el año de su muerte cerca de 1.500 libros para documentar Bouvard y Pécuchet, última e inacabada novela. Se negó a vivir, negó el mundo y la existencia, a cambio de la prosa.Su magisterio es sagrado para muchos escritores y es un indiscutible para todos los buenos lectores.

Si no lo conocen, lean al menos su Tres cuentos, con la inolvidable Felicité. Sus Cartas a Louise Colet son un clásico, lectura imprescindible para los amantes del proceso de escritura en general y de Flaubert en particular.

¿Muerte de la novela?

Pla decía que a partir de los cuarenta años es muy doloroso leer novelas.

No estoy de acuerdo. Es cierto que el porcentaje de libros de no ficción que leo aumenta con los años, pero la palma se la siguen llevando las novelas. La cacareada muerte de la novela sale en alguna entrevista a escritor o editor cada dos años, parece algo programado. No veo que esto responda a la realidad de lo que se escribre, se publica, se vende y se lee.

Adolphe

De Constant.

Un libro que les recomiendo. Finísimas apreciaciones psicológicas. Bildungsroman sentimental. Espléndidas las cartas y discursos/amonestaciones de sus mayores. Breve y bien escrita. De un romanticismo exagerado, ella que muere por amor, él que deja todo por ella,… pero no resulta pasteloso y es breve.