Más recomendaciones de libros


Tres amigos me recomendaron a principios de año los libros que más les habían gustado en el 2006. Nunca es tarde para los buenos consejos, así que les dejo las listas por si dan algunas pistas (a mi me han servido, y mucho):

1. Las recomendaciones de Adolfo Torrecilla (crítico de Aceprensa)
2. Las recomendaciones de Hilario Mendo (gran lector, autor de «Mis libros inolvidables», 2006)
3. Las recomendaciones de Juan Jesús de Cózar (otro buen lector con bastante vista).

Harry Potter 7 (¿y último?)


Aún no le he leído porque no sé inglés, y tampoco estoy desesperado por saber cómo acaba la historia. Les dejo un artículo de Luis Daniel González en Aceprensa, experto en literatura infantil y juvenil, y que sí lo ha leído.A mi la serie me parece de un nivel bastante aceptable, con un tono medio alto, aunque, como todas las historias largas, tiene sus altos y sus bajos. Lo que me subleva son las mezclas: «esos libros tipo Tolkien, Potter, Dragonlance y demás». Eso sí que no.

El osito de Sebastian

La BBC rodó hace unos años la serie Retorno a Brideshead, adaptando la célebre novela de Evelyn Waugh.

Leí la novela en mis años universitarios y conservaba de ella un inmejorable sabor de boca. Sabía desde hace años de la existencia de la serie y, de pronto, descubro que un amigo la tiene en DVD (por cierto, con magnífica presentación).

Hay que dedicarle tiempo, pues se trata de unos 14 capítulos de una hora, si no recuerdo mal. La ambientación está muy cuidada, las interpretaciones sobresalientes (en especial Jeremy Irons) y, único “pero” técnico, el ritmo más literario que cinematográfico (14 horas dan para mucho). El producto en conjunto es más que aceptable aunque, como la novela, no es para el gran público, ni por la temática ni por el tratamiento.

Un joven pintor conoce en Oxford al hijo más excéntrico de una excéntrica familia, en la que es introducido poco después. El asunto va de relaciones familiares y de qué representa Dios para cada miembro de esa familia.

Dos cosas:

1. No estoy de acuerdo con la etiqueta “novela católica” para este libro. Que se hable mucho de religión no quiere decir se exprese bien, ni con las palabras ni con los hechos, el hecho de la fe.

2. En la serie se hace excesivo hincapié, no así en la novela, en la más que ambigüa inclinación sexual de Sebastián. Esto resulta molesto por lo reiterativo, cuando no chirriante en los momentos en los que aparece uno de sus compañeros de universidad, abiertamente gay.

He releído la novela hace poco y, ¡ay!, ha perdido para mi el atractivo que me deslumbró hace unos años. Esta vez me pareció lenta, oblicua en el mensaje y menos profunda en su planteamiento moral de lo que me pareció en otros tiempos. Nunca he considerado a Waugh un escritor de primera, aunque sí interesante, y esta pasa por ser su mejor novela. Ergo…