Auster. Informe del interior

AUSTER_Informe_interior
Auster lleva años de sequía imaginativa y tira de lo que tiene. Otro libro de memorias. Tan interesante, o más, que el anterior. En aquel nos habló sobre el arte y el envejecimiento, ahora sobre su infancia y primera juventud y sobre el deseo de escribir.

Cuatro piezas independientes, que suman un retrato de alguien acostumbrado a mirarse a si mismo, al silencio y a la introspección, que sabe qué ha hecho, cómo le ha influido y porqué. Que lo sabe y sabe contarlo. Estampas de infancia, el efecto de dos películas, Lydia (su primera esposa).

Hay un buen número de cosas interesantes:

Continue reading

Memorias de Auster

Diario de invierno es un sui generis libro de memorias. Auster ya es mayorcito y hace balance, y no precisamente de su obra, que es por lo que todos le conocemos y hemos de valorarle, sino de su vida. Su revisión es estadística y parcial: recuento de enfermedades, de funciones corporales, de mujeres a las que ha amado (y, sobre todo, de las que ha disfrutado sexualmente), de casas que ha habitado, de viajes que ha hecho.

Como siempre, consigue interesar hasta cuando cuenta las cosas más normales. Es el talento. Habla mucho de su familia y es bonito el amor y la lealtad a su segunda (y actual) mujer. Reflexiona, sin grandes profundidades, en la muerte, y resume citando a su admirado Joubert “El fin de la vida es amargo” y “Hay que morir inspirando amor (si se puede)”.

Habla mucho de sí mismo (aunque sin darse importancia), poco de amistad, mucho de sexualidad, casi nada de sus libros y películas. Dios como si no existiera. Sólo cuenta lo tocable.

Me parece muy acertado el uso de la segunda persona a lo largo de todo el libro.

Pueden conocer más cosas sobre él en Dossier Paul Auster, de Cortanze, un libro ya un poco antiguo que, si no recuerdo mal, incluye también varias entrevistas al escritor.

Brooklyn Follies

Una reseña de Auster que escribí en 2006.

Nathan Glass tiene sesenta años y busca un fin silencioso para su triste y ridícula vida. Acaba de jubilarse y de salir de un divorcio y pesa sobre él la sentencia de un cáncer. Vuelve al lugar de New York donde nació y la casualidad –el demiurgo austeriano- propicia el reencuentro con su sobrino Tom. El trío de personajes centrales se cierra con Harry, el librero empleador de Tom. En las vidas de los tres hay cosas importantes que han fallado. Ahora, juntos, fantasean sobre el Hotel Existencia, el refugio interior donde acude la gente cuando ya no puede vivir en el mundo real. Hacen sus planes y dan forma a un posible estilo de retiro.

Pero la vida se cruza en sus caminos y quizás queden cosas que aún merezcan la pena, como el amor, la amistad ola compasión. Glass resulta no ser tan cínico como parece y es capaz de implicarse en problemas ajenos, Tom puede que encuentre salida a su callejón existencial e incluso acompañado, Harry lo tendrá más difícil porque su pasado se revuelve amenazador contra él. Brooklyn se convierte para todos ellos en el barrio de las segundas oportunidades.

Continue reading