Cuadros de autores de novela criminal

OLYMPUS DIGITAL CAMERATengo un poco abandonada la novela negra. Para reactivarme actualizo y les dejo en esta carpeta de Google Drive los cuadros actualizados que ya fui compartiendo con ustedes en otros momentos. Pueden ser útiles para orientarse con la obra de algunos autores vivos de novela criminal que me gustan y sigo: Ellroy, Vargas, Pelecanos, Nesbo, PastorConnolly, Connelly y Baldacci. Quizás mi subconsciente me los ha dictado en un cierto orden de calidad. Ellos cubren casi toda mi cuota de lectura de entretenimiento en el eReader. (Tengo marcados en rojo, para mi gobierno, los títulos que no he leído).

Baldacci. Camel Club 4

Baldacci está publicando dos libros por año desde 2007. Acabo de leer la cuarta entrega de la serie del Club Camel, un grupo de amigos de apariencia inocente pero altamente cualificados y motivados. Hay ex-militares (ex-asesinos al servicio del gobierno), bibliotecarios y hasta una estafadora profesional. Les ayuda una agente de Servicio secreto y tienen amigos en el FBI. Un cóctel explosivo unido por una fuerte amistad y lealtad.

John Carr (alias Oliver Stone) acaba de asesinar a dos peces gordos y, en su huída, cae en un pueblecillo perdido donde se topa con un alcaide de prisión corrupto y sanguinario y una red de narcotraficantes. Macklin, un ex-militar de inteligencia busca por su cuenta a Carr porque éste es poseedor de secretos que podrían perjudicar la carrera de Macklin.

Stone es un buen personaje, con una fuerte personalidad. Rambo a su lado es una viejecita inofensiva.

El libro es entretenido, pero no especialmente bueno. No sé si es que este hombre está escribiendo demasiado y se ha vuelto descuidado.

Vean dos ejemplos:

Porque a veces lo que parecía bien sobre el papel se iba al garete sobre el terreno. Cuando eso ocurría, los que sólo eran competentes fracasaban nueve de cada diez veces. Los buenos reducían la proporción al cincuenta por ciento. Los muy buenos improvisaban e incrementaban el porcentaje de éxito en veinte puntos.
Y luego estaba John Carr.
………..
Y Gray, hay que ver lo que te hizo. Lo que casi me hizo a mí… Es… es demasiado espeluznante, John. Pocas veces me faltan las palabras, pero es que no sé qué decir.

Y las frases finales de algunos capítulos dan un poco de risa, y no porque sean de humor.