Cinco horas con Mario. Delibes

Un proyecto del que aún no he hablado aquí, me parece, es que voy releyendo poco a poco mis novelas favoritas de Delibes. Así, por ahora, El camino, Mi idolatrado hijo Sisí, Señora de rojo sobre fondo gris y, ahora, Cinco horas con Mario. Me ha parecido de nuevo un libro extraordinario, demoledor como retrato de época. La voz de Menchu muy conseguida y el largo monólogo muy bien llevado de principio a fin: repeticiones, modismos y dosificación de informaciones. Ella lleva muchos años cayéndome mal y la cosa no ha mejorado. Su agotadora y mezquina cháchara, su falta de miras y sus torpezas resultarían sólo patéticas si al menos no se sintiera orgullosa de ellas. Consigue ensuciar todo lo que toca: la patria, los pobres, los intelectuales, los padres de él y de ella, el legítimo deseo de ascenso social, la religión, la fidelidad matrimonial. Sólo la salva que quiere pedir perdón, algo que ya no puede obtener.

…, con la carrera que me di para contarte lo de Maximino Conde y la hijastra, un argumento de película, fíjate, que toda la ciudad pendiente, total para nada, y sí que era un poco así, lo reconozco, tirando a verde, pero en la novela, al final, haciéndole reaccionar a él en decente, quedaba inclusive aleccionadora.

Comprar el libro en Amazon

Más artículos de Delibes

DELIBES_FútbolDELIBES_He dichoHe dicho (1996) y El otro fútbol (1982) son recopilaciones de artículos de Delibes que se suman a Pegar la hebra (1990) y Vivir al día (1968).

A mi me gustan sobre todo los dedicados a amigos (Félix Rodríguez de la Fuente, Umbral, otros menos conocidos,…) y los de recuerdos. Después los de libros, suyos y de los demás: el premio Nadal, la novela El Alpe D’Huez, Faulkner, sus deudas literarias, etc. En tercer lugar pondría los de cine (sexo y violencia en el cine, Paco Rabal, el arte de dirigir niños, y otros). Y en cuarto lugar, que son los que leo primero para dejar lo mejor para el final, caza, naturaleza, fútbol, Castilla, periodismo o asuntos varios.

Es sin duda ya uno de nuestros clásicos, y se le puede coger por cualquier página de sus Obras Completas. Siempre está bien, siempre es honesto, siempre fundamenta lo que dice.

Correspondencia Delibes-Sobejano

DELIBES_CorrespondenciaEste libro de la Fundación Miguel Delibes recoge la correspondencia del escritor con el crítico Gonzalo Sobejano, durante el largo periodo de 1960 a 2009. Se conocen en una estancia de Delibes en Alemania y nace una amistad que durará toda la vida, a pesar de que no se ven demasiadas veces (Sobejano vive en Estados Unidos casi toda su vida).

Me ha gustado menos de lo que me esperaba. Sitios, personas, detalles organizativos, organización de encuentros, envíos de libros y artículos, gestiones con editoriales. Hay escaso contenido literario. Lo mejor, la amistad, cómo la intimidad va creciendo entre los dos.

Me pareció más sabrosa la correspondencia entre Vergés y Delibes que sacó Destino hace unos años.