Delibes. Un año de mi vida

DELIBES_DiarioDelibes no dejó unas memorias, sólo algunos recuerdos en forma de artículos y un dietario de un año, de junio del 69 a junio del 70.  Este, los artículos más personales y sus libros de viajes forman el tomo VII de sus Obras Completas (Círculo de lectores y Ediciones Destino, 2007).

Los temas tratados, día a día, son los mismos que los de sus artículos. Aquí se añaden menudencias domésticas, muy de pasada asuntos familiares, visitas que hace o recibe, actividades (conferencias, presentaciones), lecturas y comentario de noticias de la actualidad de ese periodo.

En cierto sentido se trata de un diario muy poco personal, y a la vez está todo Delibes de cuerpo entero. Nada de chismes ni revelaciones. Claro pero respetuoso con las cosas que no comparte. Por supuesto, su castellano riquísimo de siempre.

A mi me ha encantado, y me parece un complemento muy enriquecedor del Delibes novelista.

Delibes. Pegar la hebra

DELIBES_HebraEn contra de lo que pueda parecer, tengo una biblioteca (de papel) reducidísima. Son circunstancias. Entre ese puñado de libros están los tomos de Obras Completas de Delibes, siete, que sacó hace unos años el Círculo de Lectores. Estupenda edición. Mi propósito es releer sus 20 novelas, o la gran mayoría de ellas al menos. Los libros de caza me superan un poco. Este verano he empezado con el tomo memorialístico y con sus libros periodísticos. No tienen desperdicio.

Pegar la hebra (1990), el tercero de sus cuatro principales recopilaciones de artículos, reúne una treintena de piezas sobre sus temas de siempre: naturaleza y caza, periodismo, libros, amigos, cine, la vida misma, fútbol, recuerdos. Las personas que nos rodean, nuestros intereses y el valor que damos a cada cosa, son algo que nos retrata. En estos textos vemos otra vez al escritor de magnífica pluma y vigorosa argumentación, pero sobre todo a la persona. He disfrutado mucho con esta lectura, casi tanto como, en otro tiempo, con la de la mayoría de sus novelas.

Advierto que los responsables de esta edición han optado por ordenar los artículos por temas, no por recopilaciones publicadas. A mi me ha parecido más entretenido y variado leerlos como los agrupó el autor. Solo así por ejemplo, en mi caso, podría hacer pasar los de asuntos que me interesan muy poco (caza, naturaleza, fútbol).

Las 20 novelas de Delibes


Esto complementa lo que les dejé en Delibes, una introducción. Es también de esa época y la redacción igualmente casera.

Cuando murió, les dije mis preferidas.

La sombra del ciprés es alargada
Obsesión por lo efímero del paso del tiempo. La muerte. Reflejo de su recelo personal por la posible muerte de su padre.  Pedro: melancólico y triste como era él.  Adaptación TV. Parte mala (Nadal exigía nº de páginas).  Lo mejor: ambiente frío de Avila acorde con la muerte.  Barroca y preciosista.

Aún es de día
Como la anterior, escrita en estado de virginidad literaria: engolado, grandilocuente, retórico.  Le parece tan mala como la primera.

El camino
La escribe en 20 días.  Ya presentes su estilo y magistral dominio del lenguaje.  Cine y TV.  Aquí arranca la novelística Delibiana.  Es donde Miguel encuentra su “camino”.  Aquí fiel a sí mismo, a cuerpo limpio. Intento de recuperación de su infancia (lo único que reduce a los hombres a un común denominador).  Giro: escribe ya él realmente.  Daniel El Mochuelo.  Amistad truncada por la muerte, como en El ciprés.

Continue reading