Montaigne según Zweig

ZWEIG_MontaigneUn placer ver unidos los nombres de dos escritores que estimo mucho.

Breve e intenso ensayo biográfico, una buena introducción Montaigne. Terminado, es difícil que no se despierten las ganas de (re)leer al pensador francés. Zweig, como siempre, es claro y apasionado. Emplea varias veces la palabra “librepensador” para referirse al gascón, pero creo que es más acertado decir “espíritu libre”. De ascendientes burgueses comerciales y judíos, y de familia noble desde hacía media hora, Montaigne era un curioso impenitente, abierto a todo y continuo escudriñador de sus propias opiniones acerca de cualquier asunto, sin ideas preconcebidas ni atención a las modas. Desde los 38 años se encerró a leer, estudiar y pensar, con algunas “salidas” para viajar o ser alcalde de Burdeos unos años. Fue esposo y padre y tuvo su papelito en la alta política.

Su legado es importante y es más que recomendable la lectura de sus tres tomos de Ensayos. De las ediciones españolas disponibles recomiendo la de Cátedra Aurea o la de El Acantilado.

Moralistas franceses del XVII

La palabra moralista y la preminencia de Pascal hacen pensar de entrada en  religión, y no van por ahí los tiros, por lo que creo útil resumirles algunas ideas de la introducción de Alicia Yllera al libro del que les hablé.

Epoca
1650-1815. Apogeo Luis XIV-Restauración borbónica. Fenómeno más europeo que sólo francés. Pensar en el Oráculo manual de Gracián. Francia aporta la cultura mundana de los salones parisinos, apasionados por la “anatomía de los corazones”, la casuística amorosa, el retrato de contemporáneos y su odio por los tratados férreos.

Enfoque
Continue reading

Montaigne de nuevo

Nueva traducción-edición de los Ensayos completos de Montaigne. Ahora por El Acantilado.

Esto explica la editorial:

En 1580, Michel de Montaigne dio a la imprenta la primera edición de sus dos libros de Los ensayos. El éxito fue tan arrollador que, dos años más tarde, apareció una nueva edición, aumentada con un tercer libro y con notables adiciones y correcciones en los dos primeros. Se completaba así la redacción de uno de los libros que mayor prestigio e influencia han tenido en el pensamiento occidental. Sin embargo, el gentilhombre perigordino siguió trabajando en el texto de sus ensayos hasta su muerte, acaecida en 1592. Tres años más tarde, Marie de Gournay, «fille d’alliance» de Montaigne, presentaba una edición de Los ensayos siguiendo las instrucciones que le diera su autor, edición que durante siglos ha sido considerada canónica, hasta que Strowski preparó la suya entre 1906 y 1933. Hoy, el de Marie de Gournay es visto de nuevo, con justicia, como el texto de referencia, y sirve de base a todas las ediciones recientes fiables. Éste es también el que el lector hispano encontrará en la presente edición, enriquecida con referencias a los múltiples estadios que experimentó el texto y con un completo aparato de notas. Una edición útil al especialista y próxima al lector común.

Esta es la reseña en Babelia.