Petirrojo

Me he lanzado enseguida sobre Petirrojo, la primera que se tradujo al castellano y tercera de la serie de Harry Hole. Me ha parecido mejor Némesis, pero esta es también muy buena. Hay que leerlas por orden, pues ya sabía algunas cosas que iban a pasar y pierdes un poco la sorpresa.El asunto va de la colaboración noruega con los nazis en la Segunda guerra mundial. La acción salta del 44 a la actualidad en forma de venganzas largamente incubadas y trastornos de personalidad múltiple. Por Némesis, ya se sabe qué va a pasar con la policía compañera de Harry y con su relación con Rakel. La trama es tan compleja como la de Némesis pero algo más complicada (o me ha pillado a mi más torpe).

Léanla si pueden. Como ya les dije, prescinde de recursos facilones y no tiene pasajes molestos.


Némesis, de Nesbo

Hoy en España uno de cada dos libros de éxito es una intriga policiaca, más o menos negra. De esos, uno de cada dos está escrito por un autor nórdico. Los escandinavos aportan calidad literaria y reflexión sin descuidar el misterio. El noruego Nesbo (1959) está entre los mejores. Ha sido deportista, broker y cantante y ha escrito ocho novelas protagonizadas por el policía Harry Hole. En España se han publicado la tercera (Petirrojo) y la cuarta (Némesis).Nesbo toma bastante de la novela negra norteamericana y muchos elementos suenan a vistos: detective altamente competente y adicto al trabajo, para él más una vocación que un empleo; intuitivo, testarudo; ambiguo y con un no siempre controlado lado oscuro, más bien violento y de métodos poco ortodoxos (es decir, tiene problemas con sus jefes); de lengua rápida y vida personal desordenada (sentimentalmente inestable, problemas de alcohol; corazón partido e hígado destrozado). Estas novelas se convierten en interesantes cuando, uno, las tramas están bien hechas (ambiciosas, coherentes, complejas, imprevisibles) y, dos, la historia trasciende la investigación y resolución de un crimen y aspira a reflejar y explicar vida en directo, de una sociedad y de unos personajes. Todo esto hay en Némesis, una novela impecable técnicamente y altamente emocionante.