Saber retirarse

Escribir tiene un efecto anestésico. Pero, además, produce una cierta embriaguez. Esto hace que, según decía Cyril Connolly, tantos malos escritores no consigan dejarlo.

Iñaki Uriarte, Diarios