Kafka y su padre

Rescato esta nota:

Termino la lectura de la Carta al padre de K. Texto breve y cómodo que admite lectura en la pantalla del ordenador. Aún no he llegado a entender la importancia fundante e indiscutida de este autor. He leído pacientemente y sin gusto sus novelas (Proceso, Castillo, América), algunos de sus relatos (que algunos, ej. Marías, encuentran mejores que las aquellas) y ahora esto. Dicen que lo mejor son los Diarios. Esta carta explica mucho de su personalidad, que se me ocurre resumir en una palabra: inseguridad. Llevada al límite, hizo necesaria la intervención motu propio de Brod para que nos llegara su obra. Padre autoritario, insensible, duro en extremo con los demás, sin ninguna confianza en/con su hijo. Hijo débil, falto de confianza en sí mismo, con sentimiento de culpa, constantemente humillado por un padre al que sólo se dirige tartamudeando. K miedoso, vacilante y desconfiado, víctima de la tiranía psicológica de papá K.

Copio:

“A veces me imagino el mapamundi desplegado y tú extendido sobre él de parte a parte. Y me parece entonces que para mi vida sólo pueden tomarse en consideración aquellos lugares que tú no cubres o que no están a tu alcance. Y esos lugares, de acuerdo con la idea que tengo de tu tamaño, son muy escasos y nada confortantes, y particularmente el matrimonio no se encuentra entre ellos”.

Continuar leyendo “Kafka y su padre”

Club del lector

 


El club del lector
es un portal donde se reseñan y se recomiendan libros. Puedes acceder a la opinión de los lectores que han querido comentarlos y recibir una valoración global del libro por parte de los responsables del sitio. También cuenta con un foro de lectores y enlaces a algunas editoriales de orientación cristiana. Vale la pena darse un paseo por la página y conocerlo.

Diarios

En la revista Nuestro Tiempo de julio-agosto 07, Adolfo Torrecilla repasa las últimas entregas de varios escritores españoles de diarios: Andrés Trapiello, José Carlos Llop, José Jiménez Lozano, Miguel Sánchez-Ostiz y José Luis García Martín. Señala -interesante- que muchos de estos libros superan en prestigio al resto de la producción literaria de esos mismos autores.

No he leído los diarios de ninguno de esos cinco escritores, sí parte de los de Mann, Gide, Ribeyro, Kafka y algún otro más que ahora no recuerdo. Son un género apasionante, para mi, siempre que hablen de la producción literaria y menos de sus vidas personales (a veces, es mejor no conocer las de los personajes que admiras). En esta línea memorialística, son muy instructivos los epistolarios de Tolkien y de Flaubert.

La clave de este género, en mi opinión, es, como siempre en los libros, tener algo que decir. El elemento de “sinceridad” ((¿puede ser total cuando saber que se va a publicar?)) sólo es un valor añadido si se aportan cosas interesantes (que no suelen coincidir con los cotilleos ni con las actividades privadas que sólo interesan a uno mismo, y menos cuando son poco ejemplares).