Aprender de los buenos, 2 de 2

Conocer a los grandes
Pensarás sin cesar en los que son verdaderamente grandes: [… ] Yo me he animado con frecuencia al releer el primer volumen de la autobiografía de Graham Greene, Una especie de vida, que trata de sus primeras luchas. También he tenido ocasión de visitarle en Antibes, donde vive en un pequeño piso de dos habitaciones (un lugar diminuto para un hombre tan alto) con los lujos de un aire suave y una vista al mar, pero pocas posesiones aparte de libros [… ] Ninguno de nosotros tiene oportunidad de conocer personalmente a muchos grandes hombres, pero podemos estar en su compañía leyendo sus memorias, diarios y cartas. Hay que evitar, sin embargo, las biografías, en especial las que han sido convertidas en películas o series de televisión [… ] En cuanto a la literatura específica sobre la vida del escritor yo recomendaría Una habitación propia, de Virginia Wolf, el prefacio de La dama morena de los sonetos, de Shaw, Martin Edén, de Jack London y, sobre todo, Ilusiones perdidas, de Balzac.
(Stephen Vizinczey)

[Fuente: Guillermo Samperio, “Cómo se escribe un cuento”, 2008. Selección y orden propios]

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario