O relato o novela

Para mi, Cheever es un ejemplo claro de excelente escritor de relatos y mediocre novelista. Esto dice Rodrigo Fresán en una nota en los Diarios del escritor norteamericano:

En 1957 aparece en Estados Unidos Crónica de los Wapshot con elogiosos comentarios de Jean Stafford, Robert Penn Warren y Saul Bellow en su portada. Las críticas fueron buenas, pero más de uno apuntó lo que se convertíría en el estigma de por vida del Cheever novelista: su propensión a escribir novelas atomizadas de estructura no convencional, “compuestas por sketches que no consiguen ni el impacto de un cuento ni poseen el crecimiento interno y el desarrollo de una novela”. Otros lo acusan de “sentimental” y de “glorificador del pasado”. En cualquier caso la buena reputación de Cheever en su país iba en aumento: Crónica de los Wapshot ascendía, por fin, al rango de novelista; vendió bien; y recibió en 1958 el National Book Award.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario