Nuevos aforismos de Ramón Eder

Para que no se pierdan, Eder ha publicado hasta ahora siete colecciones de aforismos, en mayúscula las recopilaciones:

1) Hablando en plata (El híbrido, 2001; LA VIDA ONDULANTE, Renacimiento, 2012)
2) Ironías (Eclipsados, 2007; LA VIDA ONDULANTE, Renacimiento, 2012)
3) Pompas de jabón (tercera sección de LA VIDA ONDULANTE, Renacimiento, 2012)

4) El cuaderno francés (Huacanamo, 2012; AIRE DE COMEDIA, Renacimiento 2015)
5) Relámpagos (Cuadernos del vigía, 2013; AIRE DE COMEDIA, Renacimiento 2015)
6) Aire de comedia (primera sección de AIRE DE COMEDIA, Renacimiento 2015)

(1 a 6) están incluidas ahora en IRONÍAS, Renacimiento, 2016

7) Aforismos del Bidasoa (última sección de IRONÍAS, Renacimiento, 2016)

Es decir, que si no han leído nada de él y compran ahora IRONÍAS, tienen sus aforismos completos publicados hasta este momento.

Este libro, ya de tamaño “normal”, es un milagro continuo. Si no fuera una tontería, podría pensarse que es mejor no hablar mucho, no vaya a ser que desaparezca. Es un escritor que hay que leer, probablemente de los más interesantes que hay ahora en nuestro país. Así de tajante. No hay que engañarse por la aparente falta de altura del género: ni hay historias, ni hay poesía, ni hay pensamiento largamente articulado, podría decirse. Pero en realidad hay todo eso, reflejando una visión del mundo lúcida y a la vez amable. Y clara, y divertida. Eder sigue la línea de los aforistas irónicos que ponen el dedo en la llaga sin aplastarnos.

Les dejaré otro día los que más me han gustado. Compren este libro. Ya.

Comprar el libro en Amazon

Relámpagos. Nuevos aforismos de Eder

EDER
Estupenda esta nueva recopilación de aforismos de Eder.

Reproduzco este acertado párrafo final (que, por cierto, no queda claro si es del propio autor o no):

El aforismo como relámpago

El amor, la muerte, el paso del tiempo, los viajes, la injusticia, del destino, el poder, los paraísos perdidos, el egoísmo, el sentido de la vida, la amistad, la ambición, la belleza. Punto. Éstos son los grandes temas literarios. El escritor de aforismos escribe sobre todos estos temas osadamente porque el género es así, superficial y profundo a la vez. Con la máxima brevedad el aforista trata de decir algo que merezca la pena de ser leído y recordado. Perfección formal, agudeza, lucidez, ironía y gracia son algunas de las características que salvan al género aforista. Si no, se cae en la tonta ingeniosidad, en las meras ocurrencias, en una estéril grandilocuencia. Pero cuando el aforista acierta se produce el milagro. Los buenos aforismos son como relámpagos en la oscuridad.

He marcado tantos que no vale la pena reproducir algunos. A mi me interesan más los consejos, los que ayudan a vivir, los que me afectan, aunque también disfruto con sus ocurrencias, sus comparaciones felices y los reconocimientos de cosas que yo también pensaba y nunca hubiera dicho tan bien. Eder es claro, sencillo, A es B, tiempos en presente, construcciones transparentes. Casi todas sus frases tienen algo, es difícil descartar alguna absolutamente.

Por si no quedó claro la otra vez que apareció por aquí, no pierdan más tiempo y léanlo cuanto antes. También tiene actividad en presente en Facebook.

Aquí pueden ver a Eder leyendo algunos de estos aforismos.

Aforismos de Eder

EDER_LA VIDA ONDULANTERamón Eder es navarro, estudió filosofía y escribe aforismos. Publicó una colección de ellos en 2001, otra en 2007 y ésta de Renacimiento en 2012, que incluye también las dos anteriores. Opera casi omnia contenida en poco más de cien páginas y de quinientas frases. Pero el talento ya saben que no se mide por metros de estantería. (A propósito de esto, dicho sea de paso, Baroja, Dumas o incluso Vázquez Figueroa, tienen más que el que se les reconoce habitualmente).

Desde luego de Eder no puede decirse que sea un escritor descuidado. Su tema es el hombre, los mecanismos de la conducta, y su mirada es irónica y humorística. Sencillo y claro, sin grandilocuencia ni solemnidades. Más cerca de Lec que de los moralistas franceses.

Continue reading