Joseph Roth y Carmen Machado

ROTH, J. Jefe de estación Fallmerayer. Buscando ficciones cortas me encuentro con esta novelita de Roth (Joseph) que narra la historia de una obsesión amorosa. 1914, el jefe de estación es testigo de una siniestra catástrofe ferroviaria. Aloja en su casa unos días a la condesa Walewska, rusa, y se enamora de ella. Esta pasión pondrá toda su vida patas arriba. Nada del otro mundo. APROBADO.

MACHADO, Carmen Mª. Su cuerpo y otras fiestas. Debut literario de la escritora norteamericana. En su curriculum aparece su participación el el célebre Iowa Writers’ Workshop. En muchas de estas historias, publicadas previamente en prestigiosas revistas norteamericanas, se nota que busca epatar. El estilo, la estructura y el lenguaje son habitualmente brillantes. Los temas son casi siempre sexuales cuando no rozan lo pornográfico. APROBADO.

Rafael Reig. Visto para sentencia

Rafael Reig, en Visto para sentencia, recopila unos 60 artículos que escribió durante un año para el Cultural de El Mundo. Pasa revista con agresiva sinceridad a autores, modas, premios y variados asuntos librescos. Artículos, prólogos y unos textos finales añadidos, sacados de su blog, que son aún más sangrientos. No es un charlatán. Dice, y justifica, lo que muchos piensan y no se atreven a escribir. Se califica de novelista fracasado que está por encima del bien y del mal y puede ser sincero. Y los lectores nos beneficiamos. Sólo recuerdo un libro parecido, el de Víctor Moreno De brumas y de veras, donde se destroza despiadadamente  a los críticos literarios. Ya he localizado en una biblioteca los dos tomos de Reig del Manual de lectura para caníbales. No me los pierdo. BIEN.

Flannery O’Connor y C. S. Lewis

• El por desgracia brevísimo Diario de oración de Flannery O’Connor vale la pena. No llega a la cincuentena de páginas, pero tiene cosas valiosas. Es una ventana a su mundo interior, de artista y de cristiana. Buen complemento a sus Cartas y Ensayos. Va desde enero de 1946 (tenía 20 años, vivía en Iowa City) hasta septiembre de 1947. “Me gustaría ser una santa inteligente”, “Querido Dios, ayúdame a ser una buena artista, por favor, haz que mi arte lleve a ti”. Se reproduce también en facsimil el texto completo. BIEN

Mero cristianismo, de C. S. Lewis, es uno de los mejores libros sobre fe cristiana que he leído en mi vida, y he leído muchos.  Así de claro. Es una delicia seguir a una inteligencia tan competente en cuestiones no fáciles, sin dar por supuesto nada, de modo respetuoso y convincente. SOBRESALIENTE.