Qué tierno era Suleyken (Lenz)


Suleyken es un territorio imaginario que representa artísticamente la Masuria real, una región situada al sur de la antigua Prusia oriental, patria del escritor alemán. Lenz quiere rendir festivo homenaje a su tierra recogiendo veinte historias que quieren resumir el espíritu masur, una inteligencia no aparente y enigmática pero a pesar de todo real. Sus paisanos son “de rápida astucia y lenta malicia, de torpe ternura y conmovedora paciencia”.

Los relatos recogen acontecimientos singulares que ponen a prueba el ingenio suleykiano. Son historietas más o menos humorísticas y triviales, rozando algunas la simplonería y lo estrafalario, y que toman elementos de la fábula y del cuentecillo rural popular. Un hecho de guerra, una declaración de amor, un entierro, una anécdota en el circo, un viaje o el ferrocarril, son los hechos de los que se sirve Lenz para poner en danza a unos seres simpáticos, tercos, amistosos, rápidos de mente y amantes de la buena educación y de la prosopopeya. Relatos de fácil lectura y escasa sustancia, donde se echa de menos la hondura psicologica y la calidad literaria de otras obras del autor.

Lenz (1926) es un poderoso escritor alemán que ha firmado rotundas novelas llenas de dramatismo y de un original y muy característico valor estilístico. Lección de alemán (1968), Campo de maniobras (1985) o La prueba acústica (1990) son obras sorprendentes y difíciles de olvidar, que dan la verdadera talla de este escritor asociado tradicionalmente al Grupo 47 (Böll, Grass, etc). Al lado de estas novelas, Qué tierno era Suleyken (1955) debe considerarse un pasatiempo sentimental previo a sus grandes obras serias, una declaración de amor a sus raíces que debe ser juzgada –como todas- con criterios distintos de los del rigor literario.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *