Otro tipo de jóvenes

Un instituto de jóvenes no es sólo droga, sida, embarazos de rebote y abortos de tapadillo, anorexia y vandalismo. La literatura suele cargar las tintas en lo problemático, las novelas juveniles suelen identificar adolescencia con movida permanente y encefalograma plano

José Ramón Ayllón piensa eso y cuenta en Vigo es Vivaldi la historia de Borja y sus amigos del Cunqueiro. Estudios, deportes, enamoramientos, relaciones familiares, libros, bailes, etc. Todo sin estridencias. El diario de tres meses que terminan de forma sorprendente.

Se ve que el autor conoce bien el paño y domina las jergas estudiantiles. Una novela positiva y agradable de leer, no es espectacular pero sorprende por el enfoque positivo.

Me dicen que tiene continuaciones pero parece que esta primera es la mejor.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

3 opiniones en “Otro tipo de jóvenes”

  1. Yo en cambio tengo las mejores referencias de José Ramón Ayllón. Ha escrito libros de ética y filosofía. Me causó muy buena impresión “Dios y los naufragos” desde entonces le sigo con interés.
    No sé como sería el comentario que has tenido que suprimir, pero yo dejo claro que es un autor que merece la pena.

  2. He suprimido el mensaje anterior porque era ofensivo para el autor de la novela que comento. No entro ni salgo en lo que ahí se decía, pues no conozco ni al autor del libro ni al del mensaje (firmado como “Anonimo”). Agradezco mucho los comentarios en el blog, pero pido que sean respetuosos, más cuando el atacado no puede defenderse (ni sabe que existe el golpe ni quien lo da).

Deja un comentario