Voz narrativa

El narrador es la voz que guía al lector a través del cuento. El narrador más natural del cuento es la tercera persona, alguien más cuenta lo que le ocurrió al protagonista. La primera persona denota que el narrador es quien vivió la historia, muy usada por los cuentistas principiantes que recurren a compartir sus experiencias personales. La experimentación ha arrojado cuentos bien logrados en segunda persona o en una voz colectiva, por ejemplo, pero, a veces, las formas extravagantes tienden a ocultar o suplir las emociones, razón de ser de todo cuento.La tercera persona tradicional tendía a ser omnipresente, es decir, un alguien que todo lo veía y todo lo sabía, incluso son los más oscuros pensamientos de cualquier personaje. La narrativa más moderna se ha abocado a la tercera persona, pero con un punto de vista. El narrador acompaña a algún personaje y sólo sabe y ve lo que él ve, lo que hace más complejas, creíbles e interesantes las historias.

[Fuente: Guillermo Samperio, “Cómo se escribe un cuento”, 2008. Selección y orden propios]

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

4 opiniones en “Voz narrativa”

  1. Si puedes busca un cuento corto de Cercas sobre su adolescencia donde habla de los "chicos del palo", los que en las fiestas se quedan apoyados en la columna mientras los demás bailan. Es absolutamente desternillante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *