Connolly aburriéndonos

Sigo prendido a la zanahoria de Connolly. Prendido pero saliendo.

Dramatis personae:
1. Una niña desaparecida;
2. Un mafioso de Boston (tío de la niña). Su cabeza tiene precio puesto y no tiene nada que perder;
3. Uno del pueblo que ya mató a una niña de esa edad cuando él mismo era un niño;
4. El policía del pueblo que no parece trigo limpio;
5. Charlie Parker y su corte (su amiga abogada, sus dos amigos gays y los hermanos Fucci);
6. Los federales que buscan a 1 y 2;
7. Los espíritus de los muertos que se comunican con 3 y 5;
8. Alguien que está jugando con 2, 3, 4, 5 y 6.

Tiene buenos momentos, pero está muy lejos del nivel de las primeras.

Cada vez me molesta más su tendencia a la divagación (descripciones, detalles innecesarios, apuntes históricos).

Sólo regular.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Un comentario en “Connolly aburriéndonos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *