Pérez Galdós. Gloria

GALDOS_Gloria
Leer completos a Galdós y a Baroja, sobre todo al primero, son dos de los proyectos que más insistentemente me tientan una y otra vez los últimos años, para nunca llevarlos a cabo, acuciado por otras curiosidades sin fin más urgentes. Se reavivan, claro está, cada vez que leo que alguien lo ha hecho. Por ejemplo, lo cuenta Jesús Pardo en sus memorias.

Así que (antes de que se me pase) me lanzo a esos tomos de Aguilar que están en casi todas las bibliotecas públicas y abro por Gloria para empezar, no sin antes autoprevenirme recordándome que todo no va a ser Fortunata y Jacinta o Misericordia. Pero aun así el resultado me decepciona.

Gloria es hija única de un viudo de Ficóbriga, familia profundamente religiosa con tío obispo incluido. Tradicionalismo y abolengo católico a macha martillo. Hay un amor imposible por motivos religiosos.

El entorno quiere representar un mapa moral de España. Pueblo de marineros y labradores pobres. Ritmo de realismo lento y detalloso. Largas disertaciones sobre la moralidad de la novela picaresca, el amor y el honor o la mística. Tardo en hacerme al ritmo y lenguaje del XIX, que tenía un poco oxidados. Estas primeras novelas de tesis galdosianas tienen todavía un romanticismo que a mi me cansa un poco. En los dos enamorados son fuertes, a partes iguales, sentimientos y convicciones.

La visión de la religión que aportan algunos personajes es poco atractiva y muy alejada de la verdad de la relación con Dios: religión como freno moral de las pasiones, como garante del orden social, como favorecedora de las clases pudientes, como “consuelo de mujeres” (por ejemplo, cuando pierden a seres queridos). En el fondo irreligiosidad, indiferencia y rutina.

En fin, que se me ha hecho muy pesada por las ideas y por la historia misma de amor.

Duro golpe a mi proyecto, y nada más empezar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 thoughts on “Pérez Galdós. Gloria

  1. Ángel Bernardo Galindo Serrano

    De Galdós he leído los once primeros episodios que sacó la editorial Nivola hace años. Probablemente por razones comerciales, paró la editorial en El Equipaje del Rey José un proyecto tan bonito. Los libros eran perfectos. Uno por episodio, buen papel, letra de tamaño idóneo. Todo invita al goce de la lectura. Ahora he comprado dos volúmenes de novelas de Aguilar. El texto es a doble columna y la letra pequeña, pero iremos leyendo Fortunata y Jacinta y las demás. También leí la traducción que hizo Pérez Galdós de las Aventuras de Pickwick. Muy buena.
    En cuanto a Baroja, he leído sus libros muchas veces en editorial Caro Raggio. Para mí es el escritor más entrañable porque la lectura de alguna de sus novelas me marcó hace años. Puedes empezar por El Árbol de la Ciencia o sus libros de ensayo o memorias, Juventud Egolatría, Divagaciones apasionadas, etc.. Aunque muchos critican en él lo mal que escribe, es un fenómeno.

  2. Fortunata y Jacinta me decepcionó, no así los episodios nacionales (especialmente las dos primeras series, la quinta ya me pareció insoportable). También guardo buen recuerdo de Doña Perfecta y Marianela. Me parece que el simplismo anticlerical de Galdós se muestra en algunas de ellas. Hace ya tiempo. Mucho.

Deja un comentario