Novelas de ajedrez


Me atrae el ajedrez aunque nunca me lo he tomado en serio ni he dedicado tiempo, a fondo, a aprenderlo y practicarlo. Me falta paciencia. Puedo planificar y anticipar jugadas y estrategias una vez, dos, a la tercera vez que me cambian me dejo arrastrar ya por la intuición. Este juego ha inspirado frecuentemente a los escritores. Algunas novelas que he leído con el ajedrez de fondo son:

El jugador de ajedrez (1980) Lysiak
La variante Lünenburg (1993) Maurensig
La defensa (1929) Nabokov
Novela de ajedrez (1941) Zweig
La tabla de Flandes (1990) Pérez-Reverte

La de más calidad sin duda la de Nabokov, le va que ni pintado un personaje calculador, algo angustiado y reconcentrado; la más entretenida la de Pérez-Reverte.

Adiós a Manuel Vázquez Montalbán

Escritor infatigable y vitalista
(Barcelona, 1939 – Bangkok, 2003)

Ha fallecido un escritor de importancia en nuestro país y de destacado renombre en el extranjero. Desde los setenta, su voz y su literatura han sido un referente para un buen número de lectores, escritores y periodistas. Su frecuentísima presencia –casi siempre apreciativa- en los medios de comunicación se apoyó en algunas razones entre las que estaban: una incansable actualidad en las librerías con nuevos títulos, premios internacionales, un perfil apreciable para los periodistas (bronco, independiente, sincero, vitalista), y el cultivo de géneros de fácil resonancia de masas (ensayo-denuncia y novela negra policiaca). Sin duda su popularidad se ha visto beneficiada extraliterariamente por su activa militancia política en la izquierda y su imbricación en un mundo cultural (editorial) de tanto peso en España como es el catalán.

Continuar leyendo “Adiós a Manuel Vázquez Montalbán”

Steinbeck, de lo mejor de la “generación perdida”

Se cumplen cien años del nacimiento del escritor californiano, un autor con fuerza, duro, crudo a veces, con un estilo sencillo y sobrio, muy al servicio de la historia que cuenta, con un tono frecuente de indignación ética y denuncia social. El balance de su obra es sobresaliente: todo lo que ha escrito es literariamente de calidad media-alta y, y esto no es habitual, de una talla moral que lo hace recomendable, casi sin reservas, para cualquier lector. Es un autor ameno, que aficiona a la lectura y que ha firmado dos o tres novelas difícilmente olvidables.

El pasado 27 de febrero un grupo de escolares cantó el happy birthday en el National Steinbeck Center de Salinas (California). Este centro fue inaugurado en 1998 y recibe unos 100.000 visitantes al año. Se celebraba el cien aniversario del nacimiento de un escritor consagrado de las letras norteamericanas pero esos estudiantes eran nietos de algunos de los que quemaban sus libros hace años.

Continuar leyendo “Steinbeck, de lo mejor de la “generación perdida””