Pamuk

Estambul, S. XVI. El Sultán encarga en secreto a cuatro ilustradores la confección de un libro con unas pinturas como jamás se habían visto en la tradición coránica. Uno de ellos aparece asesinado. Un caligrafista vuelve a la ciudadtras doce años y quiere casarse con la hija del que coordina el proyecto.

Un asesinato, una historia de amor, un tratado sobre el arte y la pintura. Ambientación oriental muy cuidada y cientos de subtramas e historias colaterales al estilo de Las mil y una noches.

Novela titánica, caleidoscópica, cervantina y ambiciosa. Pamuk demuestra una mente fértil y de imaginación interminable.

Continue reading

Flannery y su gancho a la mandíbula

Leo un buen post sobre Flannery O’Connor.

Leí hace años la colección de relatos Un hombre bueno es difícil de encontrar. Me impactó su crudeza. Compré la edición de Lumen de hace un par de años de Cuentos completos. Releí otra vez los mismos relatos y no he vuelto a retomarlo. Perdí de vista el libro una vez, luego otra, y acabo de encargarlo por tercera vez. De esta, la vencida.

Texto monovocálico

De Manuel Lois

Tanta charla vana… basta, a callar: saltar ya a la cama, a las mantas, a las blancas sábanas lavadas, planchadas, gratas… aaahhh… Mañana a la carga, a trabajar. Plan para la mañana: hachar las astas a la vaca parda, lavar las patas a la blanca; agarrar la pala; cavar allá atrás para plantar papas; asar batatas; amasar pastas; llamar a Marta, la catalana, allá a La Pampa; arrastrar a Tamara, la bávara, hasta la casa; bajar las alabardas más altas, alzar las más bajas, apartar la santabárbara a la barca (jamás a la fragata, para nada), armar al atlas: Alabama, Andalgalá, Ankara, Bahamas, Caracas, Casablanca, La Banda, Paraná,… cansa armar, harta… Hasta mañana.

[tomado de Juegos de palabras]