Cercas, Gógol y Clarasó

Por lo de mi crisis con las novelas, espero que temporal, he leído recientemente varias colecciones de relatos. Por supuesto los nuevos de mi hermano Miguel (Cumplo 40) que ejemplifican con gracia y bastante imaginación cosas que pueden ocurrir en la crisis de madurez.

Nunca recomendaría públicamente un libro de Bukowski pero su trabajo es único e impactante en cualquiera de sus títulos (por ejemplo, en sus Escritos de un viejo indecente, uno de los menos brutales).

Me han decepcionado las novelas petersburguesas de Gógol, de quien retraso una y otra vez la célebre Almas muertas, por si acaso. El capote y La nariz, las más justamente famosas, no están mal, las otras tres son flojas y triviales. Su poética grotesca-fantástica-social no acaba de convencerme.

Leo por primera vez a Noel Clarasó, humorista catalán, que hace una divertida parodia de club de golf en los episodios de Campeones de golf. Claramente sabe de lo que habla. También de golf, aunque ya no se trata de relatos, les recomiendo uno de los libros de John Jacobs, Todo mi legado golfístico. Un sabio elegante y amable que sabe explicar de forma sencilla cosas bastante complicadas de hacer.

Si no fuera yo, entonces qué me gustaría. Miguel Ángel Cercas

Miguel

No es fácil leer con objetividad las cosas de los amigos, y menos las de un hermano, sobre todo cuando conoces de primera mano muchos detalles que están detrás de abundantes pasajes. Afortunadamente el libro me ha gustado, y por méritos propios, no sólo porque quería que así fuera. Las setenta historias y microhistorias son variadas y lo mejor del conjunto, algo raro en un primer libro, es que no chirrían. Se entra bien en las tramas, se desarrollan con fluidez (y bastante gracia algunas de ellas) y terminan cada una a su modo. Quizás el sprint final es lo más endeble. Casi siempre son entretenidas e imaginativas y el tono zumbón de muchas de ellas hacen del tomito una lectura bastante simpática. La inspiración general es realista y los temas los del hombre (amor, amistad, trabajo, el tiempo, balances, sentido de la vida, etc). El castellano es más que correcto y se transcribe con oído y habilidad el tono coloquial. Lo he leído íntegro, del primer al último relato, ¿qué más puedo decir? Un buen debut.