Un elenco de asesinos. Kirkpatrick

KIRKPATRICK_Asesinosa) 1922. Bill Taylor es un famoso director de cine que es asesinado en Los Ángeles.
b) 1967. Cuarenta y cinco años después, el también director King Vidor investiga esa muerte que nunca llegó a esclarecerse. Resuelve el asesinato pero decide renunciar a su propósito inicial, hacer una película sobre la cuestión.
c) 1986. Sidney Kirkpatrick quiere escribir un libro sobre Vidor y se encuentra, entre su documentación, la investigación que llevó a cabo en 1967. Un elenco de asesinos es el relato de los seis meses de pesquisas que llevaron a Vidor a saber quien mató a Taylor.

Taylor aparece inicialmente como un vividor mujeriego que no hace ascos a la droga. Los fiscales, la policía, los estudios cinematográficos y la prensa tienen sus propios intereses particulares en la cuestión y el asunto queda sin cerrar. La realidad final resultante es mucho más compleja que lo que parecía en los inicios y constituye una auténtica crónica negra de los últimos años del cine mudo.

El libro se lee como una novela y está contado con rigor y apasionamiento. Desde la mitad están todas las piezas sobre la mesa y Vidor las irá colocando en distintas posiciones hasta lograr un dibujo final con sentido. La verdad no está muy lejos de la imagen tópica de la escandalosa Hollywood babilónica de excesos y extravagancias.

El Giro de Italia según Buzzati

BuzzatiEl carácter épico del ciclismo profesional, su característica capacidad de poner a prueba los límites del hombre, hacen que la literatura se asome con frecuencia a él. Es terreno abonado para la metáfora y cuna natural de héroes, actores clásicos de epopeyas narrativas. Muchas crónicas periodísticas de etapas son auténticos relatos llenos de emoción, con inicio, nudo y desenlace, coloridos adjetivos y brillantes imágenes. Basta ver las que hizo en su día Javier García Sánchez para El Mundo, o Carlos Arribas sigue escribiendo para El País, desde hace años, o las del célebre Pierre Chany para L’Equipe.

El Corriere della Sera envió a Buzzati al Giro de 1949 y este libro recoge las veinticinco crónicas que escribió. No sabía demasiado de ciclismo, y no se fija principalmente en tácticas, estilos, estadísticas ni porcentajes, y menos en aspectos médicos y técnicos hoy día muy familiares al aficionado. Sí tiene en cambio una estupenda capacidad para contar lo que está viviendo y lo que se cuece en torno a la carrera.

Continue reading

Aforismos de Oliván

OLIVANBrevísimo pero estupendo libro editado en mi ciudad (Comares, colección La Veleta). Bello título y horrorosa portada. Llego a él por Bejarano. Unos cuatrocientos aforismos (en sentido amplio, yo los llamaría más bien definiciones en imágenes) agrupados en cuatro capítulos: Primeros planos, Instantáneas, Puntos suspensivos y Telón de fondo. Apresar la realidad en una línea. Mucho asunto de la naturaleza (el agua, los animales, la luna) y muy poco sobre las personas. Se advierte la sombra alargada de Ramón Gómez de la Serna, afortunadamente superada con creces.

• La peonza sólo firma un autógrafo al concluir su baile.
• La mantequilla escapa del cuchillo hecha una ola.
• El hielo deja ver los músculos del agua.
• Las nubes son las señales de humo con las que los ángeles nos van narrando su eternidad.
• Una pirámide son cuatro paredes asomadas a un pozo del desierto.
• El cepillo, en el traje, se limpia los pies.
• En cierto modo es lógico que me ponga hecho una fiera cuando alguien me quita la razón.
• Las agujas del reloj agitan sus brazos para que aterrice el Tiempo. Que vuela.
• El sueño de toda idea simple es convertirse algún día en ideal.
• Las agujas de los relojes tejen a destajo nuestras mortajas.
• Los hombres son unas cosas que crecen en las plantas de los pies.
• El rubor es ese borrón que por dentro comete la sangre al ponerse nerviosa.