Estrómboli, de Jon Bilbao

Buscando ficciones cortas en español vuelvo a probar con Jon Bilbao, que me causó buena impresión con Bajo el influjo del cometa. En Estrómboli reúne una decena de historias, casi novelas cortas. Sólo me han gustado realmente dos o tres. Las tramas, los personajes y los finales me han parecido desiguales y poco equilibrados, en general. El termino medio entre la pieza fulgurante y el relato de largo recorrido tiene ese peligro. Aquí el desarrollo medio puede llegar a estorbar (la cantidad de detalles) y en cambio faltan la tensión y la intensidad de las tres páginas. Conflictos familiares, revisiones de vidas, escenarios internacionales. El mejor, el del tipo que tiene que comerse una tarántula para ganar un concurso de TV. BIEN.

Memorias de Tara Westover. Una educación

Tara Westover es una brillante profesora universitaria que no fue nunca a la escuela. Se crió en una familia mormona fundamentalista en las montañas de Idaho: se preparaban para el fin del mundo, no llevaban a sus hijos al colegio, no los registraban al nacer y no usaban medicinas. El libro cuenta el doloroso proceso de cómo salir de ahí, donde además sufría maltratos y duras incomprensiones.

Continuar leyendo “Memorias de Tara Westover. Una educación”

Persépolis (Satrapi) y Arrugas (Roca)

• Persépolis es la célebre novela gráfica de Marjane Satrapi. La autora cuenta su vida y analiza su país. Nace en 1979, en 1984 se marcha a Austria por cuatro años y luego emigra en 1994 a Francia. El cómic es una revisión crítica y a veces irónica de la república islámica de Irán. Los temas son el patriotismo, la familia, el trato a la mujer y la religión. En su juventud rebelde toma varias malas decisiones. Coqueteos con el anarquismo. Reducción del feminismo a liberación sexual. No resulta casi nunca especialmente emocionante y los dibujos son flojos. APROBADO.

Otro cómic que he leído recientemente es Arrugas, del español Paco Roca. También (como Persépolis) con adaptación al cine. Retrato realista y deprimente del Alzheimer. Conozco en la realidad parientes y cuidadores generosos y pacientes. En esta historia no salen. APROBADO.