Umbral. Las palabras de la tribu

UMBRAL_Palabras_tribuMe ha parecido un libro inspiradísimo y lleno de datos y opiniones útiles. No merece la pena anotar las muchísimas cosas que he marcado, lo devuelvo a la BP y me lo compro.

Son unas memorias literarias, una visión subjetiva de las letras castellanas del S. XX, de Darío a Cela.

Cela y Ruano me infundieron una fe fanática en la literatura como forma de vida, no sólo como hobby. Vivían en escritores las 24 horas del día. Lo que no es literatura es marujeo social. ¿De qué hablan quienes no son escritores? Creo que no tengo un solo amigo que no sea escritor. Es la única especie humana que me interesa.

El 98, el 27, el socialrealismo. Muy pocos hispanoamericanos. Una selección muy personal de quien sí y quien no.  Da la impresión de que Umbral lo ha leído y pensado todo y tendré que esforzarme mucho para no hacer mías directamente muchas opiniones de autores que no he leído o he leído poco.

En fin, que lo lean. Y sin esperar a conocer el asunto de primera mano, porque se necesita media vida para leer a todos los escritores de los que habla.

Banco de pruebas. Memorias de Muchnik, II

MUCHNIK_Banco_pruebasSegundo tomo de las sui generis memorias del argentino. Un auténtico hombre-orquesta: ya de niño tocaba el piano, la armónica y el acordeón, tomaba clases de pintura, le apasionaban los aviones y la técnica en general, coleccionaba sellos, leía a Eisenstein y Guerra y paz, conocía compás por compás las sinfonías de Beethoven, dominaba el inglés y era un excelente alumno de física y de matemáticas.

Luego ensayó varias vocaciones: la física, la fotografía, la música y los libros, siendo estos últimos su principal desempeño biográfico, más editándolos que vendiéndolos.

El primer volumen es mucho mejor (para mis intereses). En este sólo dedica a los libros la mitad de las páginas, y la mayor parte de ellas para repetir el terrible episodio de su “salida” de Seix Barral.

En general es entretenido escribiendo, positivo (salvo cuando habla de Juan Seix) y una persona brillante y culta con muchos amigos. Vale la pena leerle aunque no sé si me animaré con los restantes (tiene hasta tres libros memorialísticos más).

La vida de las abejas. Maeterlinck

MAETERLINKUn asunto bastante interesante y muy bien contado. El libro no está bien traducido ni puntuado (en la edición para Kindle que he leído) pero lo perdonamos. Breve, riguroso (científico) y bien escrito. Conocimiento y belleza formal, saber y literatura. Lírico. Escrito con amor y asombro. Muchas lecturas y experiencias detrás, observaciones y experimentos miles.

Capítulos cortos en torno a siete temas centrales del ciclo de la colmena. Maeterlinck se confiesa obsesionado por la inteligencia de su organización a la vez que consigna los muchos misterios de la vida de la colmena que el hombre aún no alcanza a entender. (Espero que no esté sugiriendo que son más inteligentes que nosotros).

Néctar, polen, cera y miel. Obreras, zánganos, reina y ninfas. Y las incógnitas: los ociosos machos, el sacrificio casi monstruoso del individuo a la sociedad (“Se diría que la Naturaleza considera como Pericles en Tucídides, que los individuos, aun cuando sufran, son más felices en el seno de una ciudad cuya asamblea prospera, que cuando el individuo prospera y el Estado decae”), la absoluta carencia de piedad.

Me ha resultado una lectura sorprendente (todo nuevo, para alguien tan de piso como yo) y solo en brevísimos momentos algo aburrida (repeticiones, detalles excesivos, excursos filosófico-ecologistas algo rimbombantes, y cosas así).