Plomo en los bolsillos. Izagirre

IZAGUIRRE_PlomoEl Tour es una carrera por la que tengo debilidad. Todos los libros al respecto hablan de lo mismo, de las mismas historias, pero este periodista de San Sebastián aporta detalles jugosos y las hace de nuevo interesantes. Es un libro bien escrito por un auténtico pirado por el Tour: lo que nos gusta leer a otros pirados.

L’Auto y el cruel Desgrange, le patron; el grito de Lapize en el Aubisque (1910); Vicente Blanco y Vicente Trueba; los hermanos Pélissier; Coppi y Bartali (y su participación en la salvación de 800 judíos en la 2ª GM); el argelino Zaaf; los suizos Kübler y Koblet; los 30 minutos de Walkowiak (en dos escapadas, Tour del 56); Poulidor, el eterno segundón y el talentoso y calculador Anquetil; 1967, la inevitable historia de Simpson y el Ventoux; Ocaña y Merckx; Fuente, el Tarangu; Hinault y Lemond; Delgado e Indurain; Armstrong.

Me apunto de la bibliografía dos libros en francés que no conocía, los de Lang y Quéret.

Los cansados. Serra

SERRA_CansadosUn breve libro-llorón, el desahogo de un padre superado por el comportamiento de su hijo adolescente y por lo poco y mal que se comprenden y comunican. Todo es bastante realista (ropa, tecnología, desinterés, pereza, desorden, lenguaje) pero aburre un poco tanta queja improductiva. Impotencia, crisis de autoridad, humor sarcástico del quemado. Su gran solución: una excursión por el campo. Hasta ahí llega.

El problema de fondo es el propio relativismo ético del padre. No da para más: decoro doméstico y virtudes del esfuerzo físico y de contemplar la naturaleza. No parece gran cosa para estimular a nadie.

Vale como descripción de síntomas, pero el planteamiento es paupérrimo en cuanto a análisis y soluciones. Merece poco la pena.

Enric González. Historias de Londres

GONZÁLEZ_LondresEste libro no cuenta su trabajo de corresponsal del País y poco (para mi gusto) de lo personal, aunque el escritor quede bien retratado. Es un libro sobre Londres escrito con conocimiento y amor y narrado con sencillez y eficacia. Lo toca todo: el fútbol, los políticos, la iglesia, las finanzas, los barrios, el sistema sanitario, las cloacas, los pubs, la historia, la comida, la familia real, los periódicos o las cervezas. Retrata muy bien el carácter británico. Se mete a fondo en cuestiones que le interesan, como la historia de Jack el Destripador o el fenómeno Barrie-Peter Pan.

Me ha gustado mucho, y eso que no he estado allí nunca (ni hay visos de solucionarlo a corto o medio plazo). Solo me ha sobrado un poquito la profusión de nombres de calles y lugares y me hubieran gustado más historias de personas en el presente.

He conseguido el de Nueva York y buscaré el de Roma.

Una agradable sorpresa.