Los cuadernos de Rembrandt. Jiménez Lozano

JIMENEZ LOZANO_RembrandtSexto libro de notas de Jiménez Lozano. Un escritor castellano grave y profundo, espiritual y sereno, cristiano. Aquí no hay nada de paja. La cultura y la incultura, el janseanismo y las historias talmúdicas, sus lecturas (Kierkegaard, Canetti, Jünger, Bobin, Spinoza, Weil, los Goncourt,…), poemas, el lenguaje, la naturaleza, arte y pintura, la educación.

Pesimismo cultural. Por desgracia, muy informado.

Jiménez Lozano me parece un gigante. Muchas veces estoy seguro de no estar entendiendo todo lo que dice. Lee cosas de las que ni siquiera he oído hablar. Pero es agradable pasar ratos en su compañía, que algo siempre se va pegando.

Dice Joseph Roth, en una página de sus Crónicas berlinesas: “Dios nuestro Señor inventó la arena expresamente para los niños, a fin de que estos, en su sabia ignorancia de lo que es jugar, simbolizaran el sentido y el propósito de la actividad terrenal. Con la pala introduce la arena en un cubo de hojalata, La llevan a otro lugar y allí la vierten. Luego llegan otros niños y, de nuevo con la pala, devuelven la arena a su lugar de origen. Así es la vida”.

Nos acordamos del viejo Qohelet: todo lo que en este mundo ocurre se resume en que el sol sale, da una vuelta y se pone; para hacer lo mismo al día siguiente.

Los libros en The New Yorker. Viñetas

VVAA_Libros en NY

Dejé pasar las dos primeras colecciones de viñetas (sobre La oficina y sobre El dinero) pero esta ya era demasiado pasar. Casi doscientos chistes gráficos sobre el mundo del libro, agrupados en cuatro capítulos: Los escritores (ociosos, ególatras, con mala vida familiar, sus negros), los editores (despiadados, peseteros, aduladores), los lectores (los que no leen, los que leen demasiado, los clubs de lectura, la TV, el libro electrónico) y los libreros (su ignorancia, el modo de presentar lo que venden).

Hay de todo (los dibujantes son muchos) pero bastantes tienen gracia. Para pasar un buen rato sin mayores pretensiones.

La pasión de Cristo contada por Emmerick

EMMERICK_PasionDe todos los libros que narran la pasión de Cristo (específicos -de la Palma, Suárez, Ibáñez Langlois- o como parte de una vida completa –Pérez de Urbel, Papini, Fernández Carvajal, Fillion, Guardini, etc-) tengo especial inclinación al relato de Emmerick.

La religiosa alemana pasó en cama los últimos doce años de su vida (murió en 1824). Los cinco años finales dictó a Clemente Brentano las revelaciones que había tenido sobre toda la vida del Señor. Cuarenta volúmenes que se fueron publicando póstumamente, en 1833 el de la pasión.

La mística agustina, beatificada en 2004, va describiendo con gran viveza y riqueza de detalles toda la parte final de la vida de Cristo. Estilo sobrio y objetivo, comentarios mínimos y contagiosa conciencia de la importancia de cuanto estaba sucediendo. Sus páginas inspiraron la inolvidable película de Gibson de 2003.

Una lectura muy apropiada a unos días de volver a conmemorar esos misterios.