Los girasoles ciegos

De los cuatro relatos que componen Los girasoles ciegos (Alberto Méndez, 2004), se ha elegido para la película el más desagradable y tendencioso de ellos. Son las cosas de los extraños matrimonios cine-literatura. No he visto la película ni creo que la vea, por lo que sé de ella. Ahora bien, el libro es destacable en su conjunto.

Alberto Méndez nació en Madrid en 1941 y falleció a finales del 2004. Fue niño de posguerra, militante comunista, traductor y agente activo del mundo editorial. Este es su único libro de ficción publicado y ganó con él en 2005, póstumamente, nada menos que los prestigiosos premios de la Crítica (en abril) y el Nacional de Narrativa (en octubre). Se trata de cuatro relatos independientes pero con una unidad de sentido por estar basados en unos mismos hechos (la derrota) y un mismo ambiente (la guerra civil española).

El libro tiene fuerza y emociona en su mezcla de crudeza y sensibilidad, está escrito con ambición técnica y originalidad y no sorprende que haya llamado la atención de críticos y lectores. Casi todos los personajes cuentan su propia historia (la escriben más bien) en primera persona, con un patetismo y una sinceridad ante los que es difícil no reaccionar. Un Capitán del bando nacional que se pasa a los perdedores el día de la victoria, un miliciano que se esconde en el armario de su casa, un huido que se refugia con su hijo recién nacido en una cueva y un prisionero que inventa historias en la cárcel para aplazar su ejecución. Cuatro historias de horror y desolación, realistas y a la vez simbólicas. En el debe del libro, que la barbarie se adjudica más (aunque no exclusivamente) a uno de los bandos y que se pone el acento en lo más triste y negativo de la condición humana, la capacidad de odiar, de matar y de abusar de los demás.

No es un libro que yo recomendaría en general, pero no comparto las descalificaciones que he leído en algún sitio.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

4 opiniones en “Los girasoles ciegos”

  1. suele pasar, la literatura en el cine está bastante mal adaptada por regla general y en cuanto a los girasoles ciegos decir que eligieron la novela más pretenciosa, en mi opinión para buscar la mayor comercializacion de la película.
    un saludo

  2. Hola: yo leí el libro hace unos meses y la verdad es que me causó una muy buena sensación a pesar de que la desolación y la miseria aparece continuamente.
    Es cierto que se carga contra el bando nacional cuando todos sabemos que en ambos bandos se comentieron todo tipo de tropelías, pero a pesar de ello me parece muy interesante ya que presenta personajes vulgares, de la calle, que sufren la derrota en todas sus dimensiones.
    Me impresionó la historia del padre con su hijo recién nacido.
    Para mi si es una lectura recomendable.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *