El ojo, de Nabokov

Sólo un fanático de Nabokov puede disfrutar con El ojo, una de sus primeras narraciones cortas. Desde luego se lee con gusto, como todo lo suyo (la elegancia, el detalle, los apuntes psicológicos originales, el juego,…) pero la historia no tiene pies ni cabeza, ni principio ni final ni atractivo. Rara, confusa y ni siquiera inquietante.

Lean La verdadera vida de Sebastian Nigth, o Habla, memoria, o La defensa, u Opiniones contundentes. O muchos de sus relatos. No la floja y desagradable Lolita ni la turbia Ada o el ardor.

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

3 opiniones en “El ojo, de Nabokov”

  1. Hombre, me parece una "opinión demasiado contundente" sobre Lolita. Es cierto que en ocasiones es un poco floja, que hay partes del libro en que el autor está demasiado ocupado demostrando su ingenio y descuida al lector, pero es, en términos generales, un gran libro.

    Ada o el ardor sí me pareció "turbia" y no llegué a terminarla.

    Tendré que probar con otros de los que recomiendas.

    Saludos,

    Javier

  2. Bueno, bueno… pues tengo que volver a discrepar.

    Mi consejo a mis compañeros de lecturas: leed TODO lo que caiga en vuestras manos de Nabokov,es como entrar en otro mundo.

    Ay, Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas…!!!!

    Un saludo a todos.

    Orlando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *