Musa Dagh

Esta novela cuenta los días que pasaron 5000 armenios en la cima de una montaña, resistiendo al ejército turco que los quería deportar. Epica heroica como la de los 300 espartanos de las Termópilas, Sagunto, El Alamo, etc. Me costó encontrar donde está el Musa Dagh, el monte de Moisés, pero me lo solucionó Google Maps.No tenía ni idea de esta implacable persecución exterminadora. Ocurrió en 1915 y la novela es de 1933. Los turcos odiaban sus cualidades y su religión cristiana.

La historia está bastante bien, enriquecida por las trayectorias vitales de varios personajes. El libro en sí es largo e innecesariamente prolijo. Werfel cuida mucho el lenguaje (esto no es una crónica periodística) pero divaga, se va por aquí y por allá continuamente con digresiones históricas, culturales, poéticas, existenciales o religiosas que operan de anticlimax continuos en la narración. Desde la página 200 hasta la 850 no ocurre nada esencialmente nuevo.

Lo siento, aunque me ha gustado saber del tema, no me uno a los entusiastas de esta novela.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6 thoughts on “Musa Dagh

  1. Esa persecución de los armenios por los turcos es considerada como el primer genocidio, en el sentido que se da habitualmente al término (una matanza planificada para elimintar un grupo étnico/religioso).

    Lo que sorprende es que sea algo tan olvidado. De hecho, se dice (aunque no está contrastado) que cuando Hitler estaba planficando el genocidio judío, veintitantos años después, dijo a sus colaboradores "¿quién se acueda ahora de los armenios?"

    Como nota, hace algunos años se quiso hacer en Estados Unidos un biopic de Kemal Ataturk, el líder de los turcos en la época, que iba a estar protagonizado por Antonio Banderas, pero la comunidad armenia puso el grito en el cielo y al final no hubo nada.

  2. El Genocidio Cristiano de Asia Menor fue aterrador. Los otomanos liquidaron alrededor de 3 millones de armenios, asirios y griegos. Otro enfoque aun más desgarrador es la novela Tres manzanas cayeron del cielo, de Micheline Aharonian, en El Cobre.

Deja un comentario