Chatwin en la Patagonia

Chatwin_PatagoniaDespués de la calurosa recomendación de su editor en España he buscado alguno de los libros de viaje de Chatwin.

Recuerda un poco el estilo de Kapuscinski pero Chatwin parece más culto y refinado, menos apasionado (al menos en la expresión) y más elegante. Tiene una curiosidad inagotable, imaginación y recursos y determinación. Donde va busca que le presenten a quien haya de interés y va desgranado vías, personajes, historias y leyendas, al tiempo que describe lugares y narra hechos históricos pasados.

El libro es irresumible: el reino de Araucania, Trapalanda y la Ciudad Dorada; dinosaurios, unicornios y milodontes; Darwin, Perón y Butch Cassidy (el ladrón que inspiró Dos hombres y un destino); costumbres de animales; aventureros, navegantes, científicos y descubridores; un diccionario Yámana-inglés; etc, etc, hasta 97 breves capítulos.

Con todo, a mi no me ha entusiasmado, pero es porque la zoología, la naturaleza y algunos tipos de personajes no me interesan mucho. Pero me ha parecido un escritor que vale la pena. Veo que tiene otras historias (un negrero brasileño, dos gemelos galeses nacidos en 1900,  un barón coleccionista de porcelanas antiguas).

Autor: Javier Cercas Rueda

En 1965 nací en Sevilla, donde he vivido casi treinta años con un pequeño paréntesis de cuatro en Jerez. En 1994 me trasladé a Granada, donde sigo desde entonces. Estudié Economía general, he vivido once años de mi vida en Colegios Mayores, y desde 1995 hago crítica de libros y he mantenido diferentes relaciones con el mundo de la comunicación. Entre las cosas que me hacen más feliz están mi familia, mis amigos, los libros que he leído y haber subido en bici el Galibier. AVISO IMPORTANTE Conviene volver a recordar que el autor de estas entradas, Francisco Javier Cercas Rueda (Sevilla, 1965), que firma sus escritos como Javier Cercas Rueda (en la foto a la derecha) y José Javier Cercas Mena (Ibahernando, Cáceres, 1962), que firma los suyos (como Soldados de Salamina) como Javier Cercas, somos dos personas distintas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *