Kempis y Padres del desierto

Este verano he terminado dos libros de espiritualidad cristiana que me han gustado, cada uno por motivos diferentes.

La Imitación de Cristo es un clásico escrito en latín atribuido a un monje alemán del S. XV. Como decía Fray Luis de Granada, “un compañero fiel, consuelo en los trabajos, un maestro en tus dudas, un arte para orar al Señor, una regla para vivir, una confianza para morir, uno que dice de ti lo que tú mismo no alcanzas”. Escrito en forma de frases breves y fácilmente comprensibles. Lo encuentro de actualidad en el S. XXI, para todo tipo de personas que quieran vivir más cerca de Dios.

Sentencias de los padres del desierto recoge una colección amplia de enseñanzas sobre vida cristiana y virtudes. Pequeñas anécdotas, dichos y breves consideraciones. Aunque no vivamos en el desierto como anacoretas y quede lejos el S. IV, muchas cosas son trasladables. Hay ejemplos muy actuales y los hombres, en lo esencial, somos lo mismo entonces que ahora.

Prólogos de la Biblioteca de Babel. Borges

Este tercer libro de prólogos de Borges es tan bueno como los otros que he leído. Comentarios a treinta obras de literatura fantástica seleccionadas por él que completaron una célebre colección con bellas portadas. Hay autores que repiten de las otras dos colecciones. A mi no me interesan particularmente los libros de ese tipo de fantasía pero si, y mucho más, lo que dice Borges de ellos. Imprescindible para borgianos.

Frenkel. Una librería en Berlín

Me ha decepcionado. El título es engañoso pues sólo se habla de libros en el primer capítulo, y no mucho. Judía polaca (1889-1975), Francia ocupada, en 1921 funda una librería en Berlín, ciudad que deja en 1939. Sigue un periplo hasta que en 1943 llega a Suiza. Este libro lo hemos leído ya muchas veces: miedo, privaciones, gente que va conociendo. Por supuesto tiene el interés de lo real. El 1945 se publican estas memorias. Esta edición española incluye fotos y reproducción de documentos históricos.