Hablar de libros

Fin de Ribeyro, de sus Diarios y de las colecciones de cuentos que no conocía. Conocidos también los relatos que venía leyendo, en oleadas, desde 1994, sus Prosas apartidas, sus Dichos de Lúder y una de sus tres novelas (tan mala que no osaré las otras dos), ya debería poder decir algo de este escritor. Para eso debo pararme, repasar mis notas, pensar en él, releer –más a fondo- y analizar los cuentos que más me han gustado, sacar conclusiones, confrontarlas con lo que he leído y guardo sobre él. ¿Lo haré?

Es un buen cuentista sudamericano del S. XX y me gusta, si no todo, buena parte de lo que ha dejado escrito. Bien, pero ese esfuerzo me resta fuerzas y tiempo para otros escritores de ese país o de otro, de ese siglo o de otro, de ese género o de otro. Lo de siempre. Si sé que me gusta, ¿para qué quiero saber por qué? ¿para mi, para poder explicarlo a otros? ¿necesito esto? ¿lo necesitan los otros? ¿o es que la tarea me excede? Los que hablan y escriben cosas acertadas y atinadísimas sobre sus escritores más queridos, ¿han llegado a ellas sin estudio, sólo por intuición? ¿gozarán de un talento para lo literario del que yo carezco?

La carretera, de McCarthy

Hay escritores que no sé que existen (estoy leyendo una entrevista de Philip Roth a un escritor checo -que no conocía- en la que habla con soltura de otros ocho o nueve escritores checos de los que acabo de tener noticia).

Hay escritores que sé que existen y que no leeré.

Hay escritores que sigo a muerte, pocos.

Hay escritores de los que he leído algo, me parecen interesantes, pero nunca les llega el momento de otra oportunidad. Esto me pasa, por ejemplo, con el norteamericano Cormac McCarthy. Sus libros son violentos, impactantes, algo salvajes. Leí el primer volumen de su archifamosa Trilogía de la frontera y me gustó…pero no tanto para que no se colaran entre medio otras muchas lecturas que me han impedido hasta hoy acabar la trilogía. Y así con los sucesivos que ha publicado.

Leo esta reseña en El Cultural a su última y premiada novela. A ver si de estas…

SOL: Servicio de Orientación de Lectura

¿Qué es el S.O.L.?

El Servicio de Orientación de Lectura es una iniciativa de la Federación de Gremios de Editores de España, desarrollada con la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y con la colaboración de la Dirección General del Libro, Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a través de la correspondiente subvención nominativa.
El Servicio de Orientación de Lectura es un proyecto dirigido a la sociedad en su conjunto, con dos objetivos muy concretos:
• fomentar la lectura en todas las edades
• y dar un servicio fácil y de calidad a quienes quieren relacionarse con los libros y la lectura.
Este servicio pretende ser un punto de encuentro donde se dan cita lectores y profesionales: niños, jóvenes, padres, profesores, bibliotecarios, libreros…

Continuar leyendo “SOL: Servicio de Orientación de Lectura”