Leys. La muerte de Napoleón

Leys fantasea en esta breve novela sobre cómo podía haber sido la salida de Napoleón de Santa Helena. Su ucronía inventa un doble que permanece en la isla y un viaje para el emperador que termina llegando a París vía Bélgica, donde conoce a una viuda vendedora de melones. El destino de Eugène Lenormand, nombre con el que viaja, no coincide exactamente con lo que sucedió en la realidad.

La invención es afortunada y da pie a todo tipo de situaciones ingeniosas. Eugène Lenormand, antes dominador de Europa pero también un ser endeble e inepto para todo lo manual, es tratado con frecuencia con hostilidad e insolencia; visita Waterloo y oye las explicaciones del guía, un supuesto veterano de la Grande Armée; entretiene los sueños de grandeza con requerimientos más inmediatos de alcance modesto, etc.

El estilo del escritor belga es excelente para el artículo y el ensayo breve. No brilla tanto en esta corta ficción, la primera y única que escribió. Aunque el carácter del emperador y de otros personajes es mostrado con sus acciones y palabras, la narración tiende a la digresión. El ritmo irregular en el desarrollo de la trama, cierta rigidez en los diálogos y una débil imaginación en algunas peripecias hacen de Leys un narrador sólo discreto, por debajo del nivel que muestra en otros campos. El libro se lee con agrado aun siendo una buena idea no del todo aprovechada.

La novela es de 1986. Se publicó en España hace treinta años (Anagrama, 1988) y vuelve a reeditarse ahora con una nueva traducción. En Reino Unido se hizo una película en 2001, Mi Napoleon, basada en la novela.

Ideas ajenas. Selección de Leys

No me gustan los libros de citas. Prefiero leer los libros y hacer yo la selección. Pero esta selección es de Leys y he hecho una excepción. Afortunadamente. Me he encontrado con cosas estupendas y con algunos autores que no conocía.

Hay unas 400 frases de las que he seleccionado algo más de 50. 174 autores diferentes (45 franceses, 50 de lengua inglesa, 14 chinos; sólo 5 griegos y romanos clásicos y sólo 5 autores castellanos). Autores con más citas: Simone Weil, Emerson, Thoreau, Bloy, Chesterton, C. S. Lewis y Paulhan.

Están agrupadas por índice alfabético de temas.

Las ocho que más me han gustado:

La satisfacción del hombre que ha trabajado y aprovechado convenientemente el día. Cuando me encuentro en ese estado, disfruto con deleite del descanso y de las distracciones más vividas. Incluso puedo encontrarme en sociedad con las personas más aburridas sin sentir inconveniente alguno. El recuerdo de la tarea que realizado protege del aburrimiento y de la tristeza.
Delacroix

En vano las trompetas de la fama han aclamado tanto, siempre hay treinta o cuarenta cabezas incorruptibles que se callan. El silencio de la gente con gusto sirve de conciencia a los malos escritores y les atormenta el resto de sus vidas.
Rivarol

Me gustan las personas distraídas; es señal de que tienen ideas y de que son buenas, pues los malvados y los idiotas están siempre alerta.
Príncipe del Ligne

Es increíble la diferencia que hay entre el efecto producido en la mente por lo que pensamos y por lo que leemos. Mucha lectura priva a la mente de su elasticidad, como si de una presión continua sobre un muelle se tratara, y la mejor manera de no tener nunca un pensamiento propio es coger un libro cada vez que disponemos de un momento libre. Está práctica es la razón de la que de que la erudición haga más personas más aburridas y tontas de lo que serían de forma natural, al mismo tiempo que las despoja de toda efectividad en su forma de escribir.
Shopenhauer

No, señor, no estoy obligado a hacer nada más. Ningún hombre tiene la obligación de hacer todo lo que puede. Un hombre debe reservarse para sí una parte de su vida.
Samuel Johnson

La gente gana cuando se la conoce. Gana en misterio.
Paulhan

Cuando un hombre alcanza la vejez y ha cumplido sus objetivos, tiene derecho afrontar en paz la idea de la muerte. No necesita otros hombres, ya los conoce y ya los ha visto bastante. Lo que necesita es paz. No es de buen gusto ir a buscarlo, acosarle con conversaciones nimias y hacerle soportar banalidades. Habría que pasar por delante de su puerta como si en esa casa no viviera nadie.
Hesse

Jamás he vivido con la gente mundana y me cuesta creer en los que habitan ese mar donde una ola arremete contra otra sin que nunca nada tome consistencia. Considero que la soledad es tan necesaria para la amistad como para la santidad, para el genio como para la virtud.
Lacordaire

Continuar leyendo “Ideas ajenas. Selección de Leys”

Leys el sabio. Breviario de saberes inútiles

breviario[ Esta reseña se publicó originalmente en Aceprensa el 13.IX.16 ]

Simón Leys es el seudónimo de Pierre Ryckmans (1935-2014), escritor y crítico literario belga que vivió muchos años en China y se estableció en Australia desde 1970.

Sus obras tratan sobre sinología (estudio de la cultura china), la literatura y el mar. En España publicó Tusquets en 1976 Los trajes nuevos del presidente Mao y ahora Acantilado está recuperando sus principales libros: La felicidad de los pececillos y Los náufragos del Batavia en 2011 y Con Stendhal en 2012. En castellano también pueden encontrarse su novela La muerte de Napoleón (Anagrama, 1988), un libro sobre Orwell (Antonio Machado, 2010), una compilación de citas (Ideas ajenas, Confluencias, 2015) y su traducción de las Analectas de Confucio (Arca de Sabiduría, 2011).

Fue un excelente y erudito crítico literario, novelista original, agudo ensayista y riguroso traductor de textos clásicos chinos. Brillante prosista en francés y en inglés, y caluroso polemista; sonada fue, por ejemplo la diatriba que sostuvo con otro gran esgrimista intelectual, Christopher Hitchens, a propósito de la figura de Teresa de Calcuta (a quien Leys defendía), o su valentía en mostrar (cuando nadie lo hacía) la barbarie de la Revolución Cultural.

En sus textos encontramos inteligencia, aplastante sentido común, buen gusto, refinamiento, muchas lecturas, curiosidad y amplio conocimiento del mundo de las letras. Conjuga amenidad y amable contundencia.

La mitad de este Breviario contiene artículos sobre literatura (Cervantes, Balzac, Gide, Waugh, Simenon, Nabokov, Weil, Conrad, etc) y la otra mitad sobre China (la caligrafía, Confucio, Mao, la revolución cultural, etc). El libro se completa con breves apartados sobre el mar y la universidad. Ha leído a los autores importantes completos y a fondo, y las biografías escritas sobre ellos. Los ha desentrañado y nos permite acercarnos a ellos con más probabilidad de leerlos bien. Su calidad y pasión convierte en interesantes los artículos sobre China incluso para lectores no especialmente interesados.

Leys es un argumentador sencillo e implacable, con gusto oriental por las parábolas o historias sencillas. Es lento y meticuloso como escritor, y el resultado es que en sus textos, casi siempre breves, no sobra nada. Este Breviario es un delicioso testamento intelectual, humanista y literario de inagotable lectura. El legado de un hombre de otra época (por la vastedad de sus intereses y erudición), pensador original, discreto, honesto e irrefutable.

Comprar BREVIARIO DE SABERES INÚTILES en Amazon