Crematorio. Chirbes


Esta novela es desoladora.

Considero a Chirbes un escritor de los buenos. No es tan famoso como Muñoz Molina o Marsé, pero tiene un estilo con cosas parecidas, en la voz y en el tono sombrío. Sólo había leído una novela suya y un libro de relatos, y ahora me he animado con su aclamado éxito del 2007, sobre la que se ha estrenado este año una miniserie para TV que ha gustado.

La muerte de Matías desencadena los recuerdos de todo el clan familiar, que pivota sobre Rubén, millonario constructor de la costa valenciana. El tiempo real de la historia transcurre en un día, pero la novela se remonta hasta la infancia de Rubén y Matías. Cada personaje da pie a Chirbes para hablar de muchas cosas: el culto al cuerpo, el medio ambiente, la profesión universitaria, el mundo del arte, las mafias rusas, las relaciones familiares, el arte, la clase, la cultura, la vejez. Casi todos son seres egoístas, primarios, que cifran su felicidad en el placer, en el poder o en las posesiones materiales, o en las tres, y para conseguirlos no escatiman en medios. Al final todo se reduce al tedio que necesariamente aparece cuando los deseos llevan las riendas.

La actividad sexual de los personajes está muy presente, siempre narrada con detalle y términos vulgares. Prostitución, alcohol, homosexualidad, tráfico de drogas, matones a sueldo, corrupción, adulterio, este es el universo Bartomeu, en el que también hay lugar para los spa, la buena mesa, la música clásica, la arquitectura, la lectura y la escritura.

La novela alcanza un buen equilibrio entre hechos e ideas, llevada con maestría por el estilo denso y realista de Chirbes. No hay un solo punto y aparte pero todo resulta claro y seguible. Polifonía y fragmentarismo, diálogos fundidos en el texto y monólogos interiores. Pero sin cosas raras. Quizás hay demasiados personajes y temas y algunos quedan necesariamente poco desarrollados. Cada momento de lectura es interesante, pero desde el principio se tiene la sensación de que no se va a ninguna parte. A Chirbes se le notan sus muchas lecturas y un afrancesamiento que a mi, en particular, me resulta muy atractivo.

Creo que es un libro muy bien escrito que cuenta una historia muy desagradable.

El propio Chirbes ha dicho de esta novela:

Algunos padres acaban teniéndole manía al hijo que ha hecho sufrir a su madre durante el embarazo o que ha puesto en peligro su vida en el parto. Algo de eso pasa con Crematorio: me ha llenado de dudas y me ha tenido en un pozo oscuro durante muchos meses. Así que no consigo reconciliarme con ella. Me devolvía una imagen tan desoladora, que llegué a preguntarme si no era inmoral publicarla. Pero no sólo es lo que cuenta. La novela se me ha escapado también en la forma. Me gustan los libros que dejan sensación de claridad (por amarga que sea), y éste es una especie de turbulenta torrentera.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9 thoughts on “Crematorio. Chirbes

  1. Estimado Javier,

    Llego a tu página web casualmente intentando encontrar una aclaración al final de la novela. He disfrutado de su lectura por las reflexiones que recoge y por la simple escritura excepcional de Chirbes. Pero me he quedado con una gran incertidumbre sobre el final. (Aviso a quién no la haya leído que ahora voy a destripar un poco del final!)….

    ¿Cómo murió Matías?! ¿Fue su madre? Cuando el personaje de Rubén Bertomeu dice que estuvo 9 meses en un útero pero no tuvo una madre que le llevase de la mano….¿se refiere a que se siente como el hijo no querido?

    Estoy muy confundida respecto al final de la novela (últimas 2 hojas) y me encantaría que compartieses conmigo tu parecer.

    Te lo agradezco de antemano!
    Feliz jornada,
    María

    • He releído esas páginas y entiendo que Rubén se duele de que su madre prefiriera a Matías, un pensamiento obsesivo que le ha perseguido siempre. Matías muere sin más, no se explica nada en la novela de la causa.
      Pronto comentaré la última de Chirbes.
      Un saludo

  2. Hola Javier, he de decir que abandoné este libro y que me pareció mejor la serie de tv que la novela.

    ¿No te pareció que todo era un poco forzado, como muy dramático o casi exagerado cuando no era más que corrupción bastante habitual? Quizá es que ya tengo la visión deformada por haber visto y leído tanto que ya no me sorprende.

    Para mí supuso una gran decepción aunque estaba pensando darle una segunda oportunidad pues probablemente el problema fue más mío que del libro, pero tenía curiosidad por pulsar tu opinión aunque ya haya pasado un tiempo.

    Saludos.

Deja un comentario