La pared vacía

Elisabeth Sanxay Holding (NY) (1889-1955) fue una escritora norteamericana que firmó 18 novelas de crimen y misterio. La pared vacía (1947) fue alabada por Chandler y Hitchcock.

Es la estampa típica de familia norteamericana feliz de clase media. Pero sólo en las apariencias. Lucia está a cargo de sus hijos, Bee y un varón. Vive con ellos el abuelo. El papá está ocupado fuera, en la 2ª Guerra Mundial. Un tipo que pretende seducir a Bee resulta muerto. Lucia hace todo lo que está en su mano para que su familia no resulte implicada. Hay un chantaje de por medio y algún que otro muerto más.

Continuar leyendo “La pared vacía”

Zuckerman desencadenado

Cada vez tengo más la impresión con Roth de estar leyendo siempre el mismo libro. El mismo buen libro, desde luego. En esta ocasión Z ya ha publicado 4 novelas y la útima, la escandalosa Carnovski, ha sido todo un éxito. Ha ganado más de un millón de dólares y le van parando por la calle. Tuvo que aprender a lidiar con la indiferencia y ahora con la fama. Y no le gusta. Se siente perseguido y, en cierto sentido, amenazado. Su libro no ha sido nada bien recibido por el entorno judío (que incluye a su familia).

Si el público, en la novela, se pregunta si Carnovski es Zuckerman, nosotros nos planteamos a la vez si Zuckerman es Roth. La respuesta es naturalmente no. Y naturalmente sí.

Continuar leyendo “Zuckerman desencadenado”

La visita al maestro

A quienes hayan leído Sale el espectro, que ya comenté en una entrada, pueden interesarles los detalles de la visita de Zuckerman a Leonoff, que se cuentan en este otro libro. Muy anterior.

Es una novela sobre la vida de los escritores. O mejor, sobre la no-vida, sobre aquello a lo que renuncian para consagrarse a su imaginación. Viven pobremente en la realidad para gozar de una existencia rica en su mente.

Los escritores buenos suelen ser meticulosos y exigentes. Y también vanidosos.

Esto es Roth, y es Zuckerman, por tanto se abordan, además de la cuestión de la literatura, el sexo, los judíos y la familia.

Hay una reinterpretación cruel de la historia de Ana Frank, que en realidad seguiría viva pero que se mantiene en secreto para seguir alimentando la autolástima judía.