Manfredi reescribe a Jenofonte

En el año 401 a.d.C. Ciro el Joven reúne un ejército de cien mil asiáticos para destronar al Gran Rey persa, su hermano Artajerjes II. Sabe que su gran baza es contar con fuerzas griegas en sus filas y recluta una fuerza extra de diez mil mercenarios. Esparta acaba de vencer a Atenas en la Guerra del Peloponeso, con el apoyo de Artajerjes, y no puede formar parte de ese contingente, al menos visiblemente. Ciro es derrotado en Cunaxa y eliminado, su ejército disuelto y el contingente griego –que no había sido derrotado en lo que les correspondía- se encuentra sin misión a las puertas de Babilonia. Jenofonte, un culto ateniense desterrado, contará la vuelta a Grecia de esos mercenarios en su célebre Anábasis, y esta historia es la que novela ahora Manfredi.

Continuar leyendo «Manfredi reescribe a Jenofonte»

Pressfield de nuevo

Nunca estoy demasiado tiempo lejos de Roma y Grecia clásicas. Ahora he leído La campaña afgana, que novela los tres años que tardó Alejandro en hacerse (más o menos) con Afganistán.

Lo mejor de Pressfield sigue siendo hasta ahora Puertas de fuego (Termópilas); Vientos de guerra (guerras del Peloponeso), Las últimas amazonas y ésta última están por debajo.

Hay mucho detalle militar y gran realismo en la descripción de los combates y tácticas. Hay bastante crudeza y pesimismo. Lo importante es ganar, el honor y la gloria son romanticismos imposibles a los que hay que renuciar cuanto antes. Transmite bien los sentimientos del soldado de miedo, vergüenza, cansancio. Muy plástico en las peleas, las heridas, las armas y todo eso. La cantidad de datos cronológicos y geográficos y los nombres y expresiones en idiomas locales dan mucho verismo al relato.

Continuar leyendo «Pressfield de nuevo»

Novelas gráficas

Si algún día hago el test Proust, en «hecho histórico que prefiero» seguramente escriba el paso de las Termópilas. Andaba yo emocionado con la novela de Pressfield, Puertas de fuego, cuando vino a continuación la peli sobre 300, el cómic de Miller. Una cosa lleva a otra, y curioseando en internet sobre «las mejores novelas gráficas», encontré esta lista:

The Preacher: Gone to Texas, de Garth Ennis (1996)
Identity Crisis, de Brad Meltzer (2004)
Transmetropolitan: Back on the Streets, de Warren Ellis (1998)
Maus, de Art Spiegelman (1973/1991)
Viaje al corazón de la tormenta, de Will Eisner (1991)
La balada del mar salado, de Hugo Pratt (1977)
The Sandman: Estación de nieblas, de Neil Gaiman (1992)
Jimmy Corrigan: The Smart Kid in the Earth, de Chris Ware (2000)
El Eternauta, de Héctor G. Oesterheld (1957)
Bone, de Jeff Smith (2004)
Ghost World, de Daniel Clowes (1993)
300, de Frank Miller (1999)
From Hell, de Alan Moore (1999)
Watchmen, de Alan Moore (1985)
Batman. El regreso del señor de la noche, de Frank Miller (1985)

Sólo he leído Maus, Watchmen y 300 y, para ser sincero, ninguna me ha entusiasmado. Ni tampoco la película 300. Menos mal que siempre nos quedan los libros. Lean Puertas de fuego.